Crítica 'Thor. El mundo oscuro'

El señor de los martillos

Thor. El mundo oscuro.Superhéroes-fantasía, EEUU-RU, 2013, 112 min. Dirección: Alan Taylor. Guión: C. Yost, C. Markus, S. McFeely, R. Rodat, D. Payne. Fotografía: Kramer Morgenthau. Música: Brian Tyler. Intérpretes: Chris Hemsworth, Natalie Portman, Anthony Hopkins, Tom Hiddleston, Christopher Eccleston, Idris Elba, Stellan Skarsgård.

A riesgo de saturar el mercado, Marvel sigue dando salida cinematográfica a las aventuras de sus superhéroes de franquicia a un ritmo sin pausa. Si hace dos años veíamos, perplejos, el nombre de Kenneth Branagh tras los créditos de la primera entrega de Thor, de largo el superhéroe menos atractivo del catálogo, le toca ahora el turno del encargo a Alan Taylor, a quien le toca bailar con un indigesto blockbuster mayormente ambientado en el planeta Asgard, suerte de macrodecorado de aire medieval en el que no es difícil reconocer toda la herencia escenográfica de El señor de los anillos en una versión televisiva de segunda mano. Lo peor de esta Thor. El mundo oscuro no es ya su ampulosa grandilocuencia hueca o su shakespearismo barato a costa de tronos, filiaciones y traiciones, sino la renuncia a lo que en la primera entrega era el único punto fuerte, aquí apenas apuntado en su última media hora final: la irrupción de toda su aparatosa mitología fantástica en pleno Londres contemporáneo. Para cuando llega, con momentos de humor blanco en competencia con el espectáculo de la destrucción fotorrealista, los bostezos y el cansancio han anulado ya nuestra capacidad para el más mínimo entretenimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios