Abrines, la perla debuta con la selección sub 18

  • El prometedor joven del Unicaja se estrena y participa en el Torneo de Villagarcía de Arosa

Alejandro Abrines (1/8/1993, Palma de Mallorca) es uno de los proyectos más prometedores que germinan en Los Guindos. Su trayectoria no es muy típica en una época en la que los talentos están monitorizados desde edad muy temprana. Llegó el pasado verano a Málaga, aún con 16 años, directamente de un equipo de colegio, La Salle de Mallorca. Estuvo en el clínic que organiza Pepe Laso en Los Guindos y ratificó lo que algunos técnicos de la cantera malagueña habían percibido. Probó también con el CAI Zaragoza, pero decidió venir a Málaga. Estos días está en Villagarcía de Arosa (Pontevedra) para participar en un torneo con la selección sub 18. Estaba fuera del radar de las selecciones nacionales, pero su irrupción en el Clínicas Rincón le ha colocado en el epicentro.

Alex es hijo de Gabriel, que a finales de la década de los 80 y lo 90 jugó en ACB. Formado en la cantera del Real Madrid, estuvo Huesca, Cáceres, Gran Canaria y Fuenlabda, con 132 partidos en la élite. El padre ha sido su entrenador en su etapa en el colegio mallorquín. La prioridad eran los estudios y, de hecho, fue una de las cuestiones en las que más hincapié se hizo desde su familia cuando se negociaba su fichaje por el Unicaja. Vive en la residencia que el club tiene en el Cerrado Calderón y es un alumno brillante. Firmó de primeras por un año sólo. El Unicaja asumió la apuesta con una vertiente de riesgo. Pero era condición paterna, a la espera de valorar de su adaptación y su rendimiento académico.

Abrines ha jugado 30 partidos en Adecco Oro, con un promedio de casi 16 minutos y 5.3 puntos (42% en tiros de dos, 33% en triples y 64% en tiros libres) y 1.8 rebotes para 3.3 de valoración. Ha tenido partidos descollantes con anotaciones superiores a los 20 puntos, sorprendentes para un joven de 17 años que tiene un descaro enorme. Es escolta-alero Mide 1.96 metros, con posibilidad de crecer algo más, con brazos larguísimos, y sólo pesa 86 kilos. Todavía con mucho margen para mejorar físicamente. Según los técnicos, tiene una notable capacidad de salto, machaca con frecuencia y un tiro que saca de muy arriba y arma rápido. Llamó mucho la atención de Aíto García Reneses, que le llevó a la concentración que realizó el primer equipo antes de la ACB en el Pirineo. Convivió durante más de una semana con la primera plantilla y no desentonó. Después, siguió entrenando esporádicamente.

Acabada la temporada con el Clínicas, Abrines ya jugó el pasado fin de semana el Andaluz junior, que ganó el Unicaja, y acudirá al Campeonato de España. En Villagarcía de Arosa debía estar también Luis Conde, otro joven valor cajista, pero está lesionado en un tobillo. En la concetración ha estado Adriá Gasol, el pequeño de la saga, finalmente descartado por Juan Antonio Orenga. Desde Málaga se pone un ojo en Abrines, que quiere ganarse una plaza para el Europeo de Wroclaw, que se celebrará en julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios