Alarma Clínicas Rincón

  • El conjunto de Francis Tomé cosecha la cuarta derrota consecutiva Sabat y Xavier fueron demasiado para los malagueños Todorovic volvió a brillar anotando 23 puntos

La experiencia volvió a decidir un partido en Carranque. Los pupilos de Tomé encadenan la cuarta derrota consecutiva ante un conjunto burgalés que, de la mano de Sabat y Xavier, no se dejó sorprender por los malagueños. Todorovic volvió a ser el mejor de los locales, que acabó con 23 puntos. Finalmente, el Autocid Ford Burgos venció por 10 tantos, 67-77. Volvió a quejarse la grada del arbitraje.

El frío que reina en la ciudad, el iluminado de las luces de navidad y el Málaga, que jugaba a la misma hora en Villareal, hicieron que Carranque desluciese en un encuentro que presentaba a una de las plantillas más fuertes dentro del panorama de la LEB Oro.

En los prolegómenos del encuentro se reconoció la labor del delegado del equipo, José Sánchez y de Raquel Sánchez, médico del cuadro malagueño, que cumplieron 150 partidos en la categoría de plata.

Los burgaleses entraron más calientes el partido. Los malagueños no pudieron anotar en los cuatro primeros minutos. La dirección de Sabat, buscando insistentemente a Ortega, cargando en el poste abajo contra Guillén, sin máscara por primera vez.

El dominio en los rebotes de los visitantes, con Ortega y Coppenrath superando en cada rechace a los malagueños, fue constante durante todo el choque. El Clínicas Rincón hizo ademán de acercarse, con Todorovic en cabeza. En los últimos momentos del primer periodo varios robos de los malagueños permitieron acercarse hasta el 18-20.

Un triple de Sabonis al inicio del segundo cuarto dio la primera ventaja a los locales, más calmados jugando en ataque. Un parcial de 14-0 hizo que Casadevall tuviese que pedir un tiempo muertos. Los triples entraron con facilidad en el aro visitante.

Tras el parón el juego se normalizó. El cuadro burgalés volvía al encuentro más acertado y las diferencias se estabilizaron, con pequeñas rentas para los de Tomé, (34-32 al descanso)

Tras el descanso el juego lento de los visitantes se fue imponiendo poco a poco. Los malagueños apenas pudieron correr en los primeros minutos del tercer periodo. Sabat volvió a dominar el tempo del encuentro. Sin embargo, esta vez el cuadro de Tomé aguantó las embestidas. Cuando el Burgos cambió el ritmo, con ataques de menos de 10 segundos, se volvieron a ir.

Xavier concentraba los ataques de los de Casadevall y conseguía una renta de 10 tantos. Cuando apenas restaba un minuto para el final del tercero, un choque fortuito entre Peña y Sabonis acabó con el del Burgos dolorido de la cabeza y el lituano abandonando la pista sin poder apoyar con la rodilla. Sin embargo, tras unos minutos, el lituano volvió al banquillo malagueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios