Fórmula 1 l Entrenamientos

Alonso vuelve a sonreír

  • El asturiano marca el mejor tiempo en su regreso a Renault y afirma que "quiere dar el máximo y sé que el equipo hará también todo lo que pueda para ganar"

Silencio en el box de Renault. Fernando Alonso se acerca a su nuevo coche. Tras posar brevemente ante un par de fotógrafos, se introduce en el habitáculo. Los mecánicos arrancan el bólido y el bicampeón parte a la pista. En todo este intervalo de tiempo, el asturiano no ha mediado palabra con nadie. Pero hay una diferencia. Está sonriente.

El español vivió ayer una jornada de reencuentros en el Circuito de Jerez. El piloto volvió a rodar con un monoplaza de la escudería donde conoció la gloria. Su público volvió a jalearle desde las gradas del trazado, donde se congregaron unos 2.000 aficionados. Y tras dar 70 vueltas, su nombre regresó a la cima de la tabla al parar el crono en 1:19.503, por delante del McLaren de De la Rosa y el Ferrari de Massa.

Pero Alonso prefirió no reencontrarse con los medios. Su equipo divulgó una entrevista en la que el asturiano afirmó que lo único que desea es "trabajar duro y dar el máximo para alcanzar todo mi potencial". El piloto confesó que su regreso a Renault le causa "una mezcla de sensaciones". "Hay colores que son nuevos para mí y también he estrenado un nuevo casco diseñado por mí. Lo único que he echado de menos es el coche nuevo", aseguró.

Y todavía no están todos. Su abrupta salida de McLaren ha dejado en el camino a algunos patrocinadores, como Mutua Madrileña, que aún negocia su incorporación a Renault ante la oposición de ING Direct, uno de los principales sustentos de la escudería gala.

Por ello, Alonso aún no cuenta con imagen corporativa. Además, tendrá que esperar hasta la semana que viene para estrenar en Valencia el R28 con el que competirá esta temporada. El asturiano pilotó ayer un R27 de la temporada pasada al que se le había retirado el control de tracción, tal y como marca la nueva normativa. "Ha sido la primera vez que he pilotado sin control de tracción, pero en mis últimas vueltas ya he comenzado a tomar algunos riesgos más", destacó. "Estoy convencido de que después de dos o tres carreras ya nos habremos olvidado por completo de cómo era pilotar con ayudas electrónicas", señaló.

La supresión del control de tracción será una de las principales novedades que marcará el próximo campeonato, según destacó el ex piloto español de Fórmula 1 Luis Pérez Sala. "Antes el coche dosificaba la potencia y se mantenía equilibrado al acelerar. Ahora será más determinante el piloto, sobre todo al comienzo de las carreras y en trazada de las curvas que degradarán más los neumáticos", aseguró Pérez Sala.

Los efectos son evidentes en la pista, sobre todo a la hora de trazar la curva Expo 92, al final del pit lane. La deriva trasera de los monoplazas es más fuerte al acelerar, y más de un piloto acabó pisando la hierba.

Pérez Sala pronosticó que Fernando Alonso "volverá a estar este año en la lucha" por el campeonato. Para lograrlo, Renault ha puesto al servicio del español un presupuesto de más de 180 millones de euros y 800 empleados, un centenar trabajando directamente en el box y el resto repartidos entre la fábrica de Oxford que monta los motores y la planta de París que elabora el chasis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios