Balonmano l Liga Asobal

Antequera se acerca a Zaragoza

  • El cuadro de Ortega volvió a hacer historia al imponerse a otro de los grandes, el Valladolid, merced a una gran actuación colectiva . Una victoria en los dos próximos choques dará el pase a la Copa del Rey

Comentarios 0

El BM Antequera rompió quinielas y pronósticos y, merced a una brillantísima victoria en la difícil cancha del Valladolid, casi selló su billete a Zaragoza, la tierra mágica donde se celebrará la Copa del Rey. Si los de Antonio Carlos Ortega ganan uno de los próximos dos choques (CAI y Granollers) antes de que se cierren las plazas, la ciudad de El Torcal podrá trasladar sus sueños a la del Ebro.

Reza el dicho popular que no hay mal que por bien no venga y esto fue lo que sucedió ayer al Balonmano Antequera. Después del mal que provocó su derrota ante el Arrate la semana pasada en el Fernando Argüelles, los de Antonio Carlos Ortega consiguieron ayer firmar otra página de la historia del conjunto de El Torcal al ganar a otro de los grandes, el Balonmano Valladolid, en su feudo por 27-32.

Muy dura tuvo que ser la reprimenda que los verdiblancos se llevaron de su técnico la semana pasada a juzgar por el espectacular encuentro que ayer protagonizaron todos, sin excepción, frente a uno de los grandes equipos de la Asobal. "Somos capaces de lo mejor y de lo peor", decía Ortega tras el partido ante Arrate. Cuánta razón llevaba el técnico, que esta semana ha logrado que sus jugadores azoten la clasificación venciendo a los vallisoletanos.

Los antequeranos alcanzaron el ecuador del encuentro con tres tantos de ventaja (13-16), después de haber disfrutado de estar cuatro goles por delante en el marcador (11-14 en el minuto 26 y 12 a 16, a dos minutos para el descanso).

La reanudación del partido fue apoteósica. Todos los jugadores del cuadro antequerano tuvieron su día, empezando por García Vega y acabando por Chelu Cid. Poco después del comienzo de la segunda mitad, Lubej vio su segunda exclusión, el mismo número que acumulaba Curkovic, y la defensa quedaba algo tocada por el centro. No se notó. Los jugadores siguieron organizados, sin desconcentrarse y sin perder de vista en ningún momento el billete para la Copa del Rey que estaban cerca de lograr.

A la fiesta organizada por los anteriores jugadores se sumaron nuevos invitados, todos ellos con el mismo acierto en puntería, la misma rapidez de juego y, sobre todo, la misma seguridad. Ostarcevic, Kogoksev y Obradovic fueron algunos de los nuevos protagonistas, que consiguieron que la diferencia de goles se disparara en el marcador alcanzando el 17-23 en el minuto 13. Sin especular y con seriedad, el cuadro del Torcal creyó entonces en la victoria y los papeles se intercambiaron. La renta aumentó al 23-30 y el Antequera sentenció el partido.

El coloso había caído y era un equipo Cenicienta el que había conseguido tamaña hazaña. Entonces entendieron los de Ortega que la gesta lograda iba más allá de la Copa del Rey. Se trataba de su orgullo, su calidad y unas aspiraciones mucho más lejanas que ahora pasan por poder tutear a los grandes de la Asobal, como ya hicieron con el Portland San Antonio semanas atrás en el Fernando Argüelles.

El entrenador del conjunto de la ciudad de El Torcal afirmó ayer emocionado tras el choque ante el Valladolid que había sido "el mejor partido" desde que está en Antequera". Signo inequívoco de que el Antequera vuelve a escribir una nueva página en su historia con el lustroso triunfo ante otro grande mientras confía en que llegue el momento en el que estos resultados no sean noticia, sino su día a día.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios