Málaga c. f.

Apoño: "Le pegué con el alma"

  • El canterano marcó y celebró con rabia su primer tanto con el Málaga en Liga l "La vi y dije: esta es la mía", confiesa

Comentarios 0

Ayer por la tarde la voz de Apoño sonaba con la tranquilidad de siempre, pero algo cascada. La forma de gritar su primer tanto como jugador del Málaga en Liga tiene la culpa. El canterano se expresa mejor con gestos que con palabras, por eso la alegría de su bautismo anotador residía más en su rabiosa carrera -que Sandro no pudo frenar- hacia el córner que en sus explicaciones el día después. Por eso, no sorprende escuchar su explicación de porqué entró su fuerte zapatazo ante el Alavés: "Le pegué con el alma. La vi y dije 'esta es la mía'".

Más que un premio a la insistencia, porque la misión que Muñiz le encomienda en el campo le impide prodigarse con frecuencia en acciones de gol, su tanto es un reconocimiento a su trabajo y las ganas con las que se emplea en su Málaga, aunque para él el alborozo se quedó sobre el terreno de juego. "Sí que tenía muchas ganas de marcar un gol en Liga. Ojalá vengan muchos más, pero ahora hay que seguir trabajando. Me da igual verlo o no en la tele, lo importante es que el gol sirvió para dar tres puntos muy valiosos, porque últimamente llevábamos muchos empates seguidos", arguyó ayer.

El magnífico tanto del jugador nacido y criado en La Palmilla supuso una dosis de confianza muy necesaria en el futbolista, siempre pundonoroso pero muy intermitente esta temporada, incluso en un mismo partido, como pasó el sábado. "No sé yo, no creo que me faltara confianza", desdijo ayer el centrocampista, quien sí celebró el oportuno momento para reivindicarse con un buen partido ahora que Erice y Tiago Gomes han venido a aumentar la competencia en la zona donde se desenvuelve: "Han venido refuerzos y yo creo que para los suplentes son buenas cosas como esta. Yo le pongo las cosas muy difíciles al técnico para que a él le cueste decidir quién juega. Se está demostrando que los menos habituales se lo podemos poner difícil a cualquiera".

Apoño no se acordó de nadie en la celebración de su tanto -"No hubo dedicatoria para nadie en especial, me fui corriendo a celebrarlo", aclaró-, pero sí de Raúl Gaitán tras ver que el sábado volvió a quedarse sin jugar a pesar de la baja de Jesús Gámez. "Claro que es una pena la situación de Raúl, porque, además, es un pedazo de lateral derecho, pero el entrenador vio oportuno poner a Paulo. Yo hablo con él y le digo que no se desanime, que llegará su oportunidad. Él está bien", señaló el malagueño, que es uña y carne con el defensor paleño.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios