Arrancada

  • Complicado El Unicaja recibe en el primer partido de 2012 al Gescrap Bilbao, con el cuchillo entre los dientes porque se juega gran parte de la Copa Listos Valters se recuperó de su esguince y Lima será el descartado por Chus Mateo

En los estertores de la Navidad, en el principio de 2012, un partidazo en el Carpena, un buen plan nocturno cuando ya se otea a los Reyes Magos. Unicaja-Gescrap Bizkaia, un duelo que se repetirá al menos tres veces en los dos próximos meses. Los dos están entre los 16 mejores equipos del continente y figuran en el mismo grupo del Top 16.

No hay que olvidarlo, enfrente aparece el vigente subcampeón de la Liga Endesa, un equipo de una pieza, reforzado para la aventura europea con la experiencia de Raúl López, Grimau y D'or Fischer. Pero paga la compatibilidad entre las dos competiciones. Marcha décimo (con un partido menos, pendiente ante el CAI Zaragoza), con balance negativo (5-7). Una derrota en Málaga le dejaría sin ningún margen de error en las cuatro jornadas que le quedarían a ellos (tres para el Unicaja).

Haber eliminado al Caja Laboral de la Euroliga alivia esta situación, pero no la compensa. Katsikaris, técnico cualificado, admite que su equipo está "en una situación muy delicada, pero no podemos hacer nada por evitar la presión por estar en la Copa. Es un torneo muy bonito y tenemos equipo para estar ahí", asegura el técnico griego.

El equipo vasco, como el Unicaja tras ganar en Sevilla, no ha descansado ningún día desde la dolorosa derrota, esta vez en la Liga Endesa, ante el Caja Laboral. No es el Carpena una pista que tradicionalmente se le dé mal al Bilbao, que ganó tres veces de siete en los últimos años, cuando aún no había alcanzado su estatus actual. "No nos guardamos nada", decía Katsikaris cuando se le cuestionaba si influía el emparejamiento en la Euroliga a la hora de plantear el encuentro. Necesidad obliga.

El Unicaja acaricia la posibilidad de ser cabeza de serie en la Copa, un justo premio para la magnífica primera vuelta (10-3) que acumula el equipo de Chus Mateo, que sólo ha perdido una vez en casa, ante el Real Madrid, otro metido en el hispano Grupo F del Top 16. Pero hay que rematar la faena, y qué mejor que distanciar en seis victorias a un conjunto que en la parrilla de salida estaba parejo, si no delante en algún pronóstico.

La intensidad en los entrenamientos, cuentan quienes los contemplan, no ha bajado un ápice, de hecho ha subido tras los cuatro días de receso navideño que la plantilla agradeció. Valters dio un susto el pasado viernes con un esguince de tobillo, pero ya ayer trabajó al mismo ritmo que sus compañeros y será hoy de la partida. Le ilusiona medirse a su compatriota Janis Blums. Mark Payne será quien gane plaza en la convocatoria en el lugar de Augusto Lima, que aún no ha recibido la esperada llamada para ir a Madrid a coger el DNI. En ese momento, el brasileño ocupará plaza de cupo de formación. El norteamericano se ha ganado minutos con su buen hacer. Un gran duelo, sin duda, para comenzar 2012. Si empieza como acabó 2011 será una gratísima noticia para un Unicaja en estado de felicidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios