Aspirar a algo más

  • Ambición El Unicaja visita Tel Aviv con el deseo de consolidar su liderato y solventar una de sus asignaturas pendientes Santiago El boricua vuelve al equipo tras un mes de ausencia

La plenitud europea vuelve a irrumpir en el devenir cajista. Aparcados quedan, de momento, los agobios y las cuentas de la ACB en pos de un pasaporte para la Copa del Rey de Vitoria, cuyo último capítulo se escribe el próximo fin de semana. Aguarda el Cajasol de Elmer Bennett , pero ésa es harina de otro costal.

Lo inmediato, lo trascendente a estas horas, es la máxima competición continental, donde el Unicaja camina con paso firme en la mejor versión europea que se le recuerda, junto a la de hace un par de temporadas. Lidera el Grupo B junto al Lietuvos Rytas con un balance de ocho victorias y dos derrotas y se postula como cabeza de serie para el sorteo del Top 16. Ése, al menos, es su objetivo a día de hoy. Un cometido que no entraba en los planes de Sergio Scariolo allá por el mes de noviembre, cuando la competición echó a andar con el único propósito cajista de entrar en la siguiente fase.

El buen rendimiento en el Viejo Continente y los resultados han situado al equipo malagueño en una situación de alguna manera imprevista, inmerso en la pelea por la primera plaza. Desde algunos ámbitos se resta trascendencia a este logro, por aquello de la suerte en el sorteo, pero lograrlo y evitar a los máximos favoritos del torneo, Panathinaikos y CSKA, es un aspecto nada desdeñable.

El Unicaja comienza hoy, en el legendario Nokia Arena (antes La Mano de Elías), su sprint final en la primera fase. Le restan cuatro jornadas (Maccabi y Lietuvos Rytas a domicilio y Le Mans y Efes Pilsen en casa) y un triunfo hoy ante el conjunto macabeo le distanciaría de los hebreos en dos victorias y le dejaría prácticamente en un mano a mano con el Lietuvos, al que debe visitar en un par de semanas. La empresa, sin embrago, tiene sus complicaciones.

Las cuatro visitas anteriores al Maccabi se saldan con tres derrotas y sólo un triunfo, el cosechado el 31 de octubre de 2002 (86-89) tras la disputa de una prórroga y después de una gran actuación de Louis Bullock y Milan Gurovic (22 puntos cada uno). Es el único precedente victorioso en Tel Aviv, donde el equipo israelí sólo ha cedido esta campaña ante el Lietuvos en la última jornada.

La grandiosidad del escenario alimenta las ganas de solventar una de las cuentas pendientes de este Unicaja: ser capaz de rendir a gran nivel lejos de Málaga. Se ha ganado en Milán, Le Mans, Fuenlabrada, Gerona y Zagreb, pero falta una demostración de poderío en una cancha de pedigrí como la de Tel Aviv. Por si acaso, no conviene descuidar el averaje (+23 para los malagueños tras el partido del Carpena).

Scariolo recupera a Santiago, que vuelve al equipo un mes después, y cuenta al fin con un bloque de once profesionales sin tener que recurrir al Clínicas Rincón. Parece un buen momento para encontrar la plenitud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios