El Atlético destroza al Madrid

  • Los de Simeone humillan al líder, superado en todas las facetas del juego, y se reenganchan a la lucha por el título Los rápidos goles de Tiago y Saúl, una pesada losa para los blancos

El Atlético agrandó su dominio en los derbis de esta temporada frente al Real Madrid, desbordado en su visita al Vicente Calderón (4-0), del que se marchó sin argumentos para discutir el rotundo triunfo de los rojiblancos, mejores en todos los aspectos en comparación con un rival tremendamente decepcionante.

El líder de la clasificación fue doblegado sin matices, como un conjunto insustancial, apagado en sus individualidades y a años luz de la versión que lo llevó a encadenar 22 triunfos hace apenas un mes. El Atlético, ya reenganchado a la lucha por la Liga, marcó dos goles en los primeros 17 minutos (Tiago y Saúl). Ya en la segunda mitad, los locales se encontraron con el 3-0, obra de Varane en propia meta, y con una diana de Mandzukic a pase de Fernando Torres.

Cuando el Madrid vino a entrar en el partido ya perdía 2-0. Entre la defensa de circunstancias que alineó Ancelotti y la planificada puesta en escena de Diego Simeone, el conjunto rojiblanco desbordó a su adversario sin mayores dificultades y haciendo gala de un fútbol práctico.

Con Koke fuera por lesión desde el minuto 7, pero con las ideas claras en su irrenunciable sentido de equipo, el Atlético lanzó dos golpes casi inmediatos, el primero al borde del cuarto de hora, en un centro desde la derecha de Juanfran Torres, con toque atrás de Mandzukic y un tiro raso de Tiago que se le escapó a Casillas (1-0). Un tempranero gol convertido en mazazo para los blancos. Tres minutos después, la espectacular chilena de Saúl, muy hábil a la hora de aprovechar un centro de Siqueira, ahondó más en los problemas de los visitantes, que sin una sola jugada sobre el área de Moyá, no crearon algo de peligro hasta superada la media hora. Suficiente para forzar un paso atrás del Atlético, pero no para disparar a portería. De hecho, no tiró en todo el primer tiempo.

El encuentro exigía mucho más del equipo de Ancelotti, modificado en una posición, con la sustitución de Khedira por Jesé, para una segunda mitad diseñada ya desde todo lo que había pasado antes y con la firmeza atrás de los locales. Al Atlético no le importó que su adversario circulase el balón hasta los alrededores de su área, porque ahí se sintió fuerte una vez más; tampoco asistir a la posesión de su contrincante, pues confiaba en su contragolpe. Así, el 3-0 de Varane en propia meta y el 4-0 de Mandzukic, de cabeza a centro de Torres, culminó un histórico e inapelable repaso del Atlético al Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios