El Atlético pierde su elogiada fiabilidad

  • Los de Simeone recibieron de su propia medicina

Al igual que en Fórmula 1 los bólidos necesitan incorporar evoluciones durante la temporada, el Atlético precisa un ajuste de su maquinaria después de mostrar una pérdida de fiabilidad en 2015.

Así se constató el miércoles con su derrota 1-0 ante el Bayer Leverkusen en la Liga de Campeones. El actual subcampeón de Europa está contra las cuerdas en la competición continental y antes fue eliminado de la Copa del Rey. Además, transita a siete puntos del líder, el Real Madrid, en la Liga. El equipo de Diego Simeone abandonó su tradicional regularidad para mostrar fisuras en su funcionamiento. Y esos agujeros, si no se cierran, pasan factura justo cuando comienza el tramo más importante de la competición.

El Atlético firmó la pasada temporada uno de los mejores años de su historia con la conquista de la Liga y el subcampeonato de Europa. Lo hizo agarrado a una solidez indesmayable, la de un equipo que supo competir como pocos en cada partido y en cada torneo.

Ante el Bayer Leverkusen, sin embargo, el conjunto rojiblanco jugó uno de sus peores partidos de la temporada, según reflejaron ayer los medios españoles.

"Lo mejor es el resultado y con eso está todo dicho", afirmó el diario Marca. "Los alemanes fueron un clon del mejor Atleti y los de Simeone, una simple sombra, un equipo manso y, por momentos, asustado", añadió As.

El propio Simeone confirmó las malas sensaciones al final del partido, aunque introdujo un guiño optimista: "Nos dejaron con vida".

No es habitual durante la etapa del técnico argentino que el Atlético sume dos derrotas incontestables en el margen de diez días, pero es lo que sucedió en febrero. Ante el Leverkusen repitió defectos apreciados el 15 de febrero, cuando perdió contra todo pronóstico por 2-0 ante el Celta.

Si quiere repetir los éxitos de 2014, el Atlético necesita una reinvención, un reseteo, volver a ser un equipo competitivo y rocoso, recuperar sus señas de identidad. Eso es lo que propició los éxitos de la pasada temporada.

Y lo necesita con urgencia, porque el conjunto rojiblanco afrontará en las próximas semanas un calendario muy exigente. El domingo visitará al Sevilla, quinto clasificado en la Liga, y en la siguiente jornada recibirá al Valencia, cuarto y a sólo tres puntos del conjunto rojiblanco.

Sin embargo, las dudas surgidas en torno al equipo no han mermado en absoluto la credibilidad de Simeone, un entrenador que está por encima de los resultados. Es el indiscutible ídolo de la hinchada del Atlético, un entrenador prácticamente intocable. Tras sus numerosos éxitos, su crédito parece ilimitado, en un síntoma de la estabilidad en la que vive el club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios