Al Atlético le sobran 60 minutos de choque

  • Mandzukic y Griezmann sentencian en media hora

El Atlético fulminó al Almería en menos de media hora, gracias a sus delanteros Griezmann y Mandzukic, que acapararon los goles de un triunfo revitalizante para su equipo, relanzado con un ejercicio práctico e incontestable en ambas áreas para su oponente. Un dudoso penalti, muy protestado por el conjunto andaluz y transformado por el ariete croata, abrió el triunfo en el minuto 12 y dos conexiones entre ambos, con Mandzukic como asistente y Griezmann como imponente definidor en el 2-0 y el 3-0, hicieron el resto para sumar tres puntos de altísimo valor a estas alturas del campeonato.

El Atlético resolvió el partido en 20 minutos. En los primeros 60 segundos encerró al Almería, agobiado en un minuto eterno para su defensa, y antes del cuarto de hora ya ganaba a través de un penalti muy discutido por los visitantes, uno de esos empujones y forcejeos que se producen en cada acción a balón parado y que se pitan a veces sí, a veces no. Mateu Lahoz señaló pena máxima sobre el uruguayo Diego Godín ante las protestas de los futbolistas del Almería, que eran conscientes de que aquella pena máxima significaría el principio del fin ante sus limitadas posibilidades de sacar algo positivo del Vicente Calderón, como pudieron comprobar después, desde que Mandzukic transformó el penalti con rotunda seguridad.

El delanero croata ya ha alcanzado la veintena de tantos este curso en encuentros oficiales, seis en 2015, pero también asiste a sus compañeros con frecuencia en el nuevo año, en un entendimiento ilimitado con Griezmann, al que le dio dos goles antes de la media hora para explotar las cualidades del formidable futbolista francés.

El 2-0, en el minuto 20, surgió de una pérdida de pelota de Fran Vélez, imperdonable ante un Atlético tan potente y preparado para aprovechar cualquier concesión del contrario, más en tres cuartos de campo, desde donde Mandzukic tomó la pelota y pasó en profundidad a la carrera de Griezmann, imparable en la resolución frente a Julián.

También en el 3-0, generado con un centro desde la esquina del área del turco Arda Turan, de vuelta al once tras su partido de sanción en Vigo la pasada semana, continuado con un toque de cabeza del ariete croata, tan perfecto en la visión de juego como en la entrega, y controlado y culminado a la media vuelta por Griezmann.

El encuentro no había alcanzado la media hora, el Almería no había probado a Moyá -no lo hizo hasta el minuto 60- y el Atlético había liquidado el partido, hasta ese momento sin un volumen de juego abusivo ni muchas ocasiones, sino con la concreción y la pegada de un equipo que apunta a lo máximo también este año.

Indudablemente superior al Almería durante los 90 minutos y sin apenas exigencia ni sobresaltos en una noche plácida sobre el césped del Vicente Calderón, el descanso fue un tránsito directo hacia una segunda parte irrelevante, sin casi movimientos en ambas porterías, salvo por una ocasión, la única de los visitantes, de Corona y por la expulsión de Siqueira en los instantes finales.

Mandzukic y Griezmann fueron los dos líderes y goleadores de una victoria imprescindible del Atlético, reafirmado en la pelea por las primeras plazas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios