El Atlético toca fondo ante un buen Valladolid

El Atlético de Madrid completó otro partido infame, con el que prolongó su sequía de triunfos de 2009, contra un buen Valladolid, que mereció la victoria todo el encuentro, aunque un golpe de suerte de su rival y su condescendencia ofensiva le impidieron asegurar los tres puntos hasta el tramo final del duelo.

El choque siempre perteneció al conjunto visitante, muy superior al equipo rojiblanco, que se ha quedado sin fútbol, sin pegada, que atraviesa un momento crítico y que nunca dio la sensación de poder ganar al Valladolid.

Fueron todo facilidades en la primera parte por parte de la defensa y el centro campo del Atlético. Por eso, a nadie le extrañó el primer gol del Valladolid en el inicio de la segunda parte. Era lo más normal por las actuaciones de ambos equipos. Lo consiguió Luis Prieto, que aprovechó un fallido despeje de Leo Franco en un saque de esquina.

Cuando peor pintaba todo para el Atlético y para el entrenador mexicano Javier Aguirre, un golpe de suerte dio vida al conjunto rojiblanco, en un remate fallido de Forlán que se encontró en su trayectoria con García Calvo. Fue el 1-1, una recompensa inesperada.

Pero el Valladolid siguió perdonando al Atlético. Tanto Víctor como Jonathan Sesma pudieron lograr el segundo, pero fallaron ante el meta rojiblanco.

Ya no dio más margen el equipo blanquivioleta. Un penalti de Pernía sobre Goitom, cuando éste perseguía el remate para el 1-2, puso el marcador en su sitio, y una gran parada del paraguayo Justo Villar, en el tiempo de descuento, resguardó la victoria del Valladolid ante un Atlético que, pese a la colaboración de algunos de sus rivales directos por la Champions, parece haber tocado fondo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios