Bartomeu, imputado por fraude

  • El presidente del Barcelona deberá presentarse a declarar el 13 de febrero en la Audiencia Nacional por un presunto delito fiscal relacionado con el fichaje de Neymar

El Barcelona tendrá la fotografía que nunca quiso ver: el presidente del club, Josep María Bartomeu, fue imputado ayer por un presunto fraude fiscal en el fichaje de Neymar y deberá presentarse a declarar el 13 de febrero.

El juez instructor de la Audiencia Nacional atendió así la petición que le había hecho el lunes la fiscalía para que investigara al dirigente por un presunto delito de evasión de impuestos cometido en el ejercicio 2014, cuando Bartomeu ya era presidente.

Según el escrito del acusador, el fisco español calcula un fraude de 2,8 millones de euros por parte del mandatario y del club catalán. El juez Pablo Ruz dejó fuera del proceso en esta ocasión al ex presidente Sandro Rosell, que ya está imputado por otros presuntos delitos fiscales relacionados con el mismo fichaje, por los que ya declaró el año pasado.

Rosell era el máximo responsable del club cuando se produjo la contratación de Neymar, pero dimitió a principios de 2014 como consecuencia del escándalo.

El juez decidió no abrir una pieza separada para investigar a Bartomeu, sino que lo incluyó en el proceso que ya tiene abierto por el polémico fichaje. El actual mandatario, que era vicepresidente de Rosell, declarará en el juzgado el 13 de febrero.

Rosell aseguró siempre que el monto de la operación de compra del brasileño fue de 57,1 millones de euros, pero según el fiscal, en realidad se pagaron a través de contratos paralelos 82,7 millones. Con los impuestos que habría que añadirle, el fichaje costó al club 94,9 millones de euros, insistió el fiscal, que acusa al ex presidente del club de haber maquillado estas sumas en los balances de la entidad.

La decisión del juez Ruz llegó ayer minutos después de que el Barcelona manifestara en un comunicado su "sorpresa" e "indignación" por la solicitud de la fiscalía. "El Barcelona quiere trasladar a sus socios su sorpresa, indignación y total desacuerdo por la petición del fiscal de juzgar al club y al que fuera su presidente, Sandro Rosell, por presuntos delitos en la contratación de Neymar", dijo el club.

"Respecto a la petición concreta de la fiscalía de imputar al presidente Bartomeu por un presunto delito fiscal en el ejercicio de 2014, el Barcelona quiere expresar su total desacuerdo", añadió.

"En los últimos meses, el Barcelona ha proclamado su inocencia, proporcionando toda la documentación solicitada en numerosas ocasiones, reforzada con varios testimonios judiciales. Además, el club ha sido asesorado por especialistas en derecho fiscal en todo momento", explicó el club en su comunicado.

Según el escrito, no existen "razones suficientes" para imputar a Bartomeu, quien recientemente comunicó su decisión de adelantar y presentarse a las elecciones a la presidencia al final de esta temporada.

Durante todo el día se especuló con la posibilidad de que Bartomeu dimitiera, pero diferentes medios aseguraron que tal posibilidad no pasa por su cabeza. Rosell, ya imputado, se vio forzado a renunciar el 23 de enero del pasado año, motivo por el cual Bartomeu ascendió a la presidencia. El actual presidente anunció el adelanto de las elecciones hace un mes en un intento de buscar "la estabilidad". Pero su imputación abre un nuevo panorama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios