Bartomeu, en el ojo del huracán por su imputación

  • Cardenal y la mayoría de políticos critican su teoría de la conspiración

La imputación del presidente del Barcelona por presunto delito fiscal en el fichaje de Neymar centró buena parte del debate futbolístico y político en el día de ayer. Muchos partidos políticos criticaron a Josep María Bartomeu por insinuar que la acción judicial responde a una conspiración. Sólo Javier Tebas y, en menor medida, CiU se desmarcaron claramente de la crítica generalizada.

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, pidió ayer ser "respetuosos" con las acciones de los tribunales. "Lo que pido a todos es que respetemos la acción de la Justicia. Estamos en un Estado de Derecho y tenemos que ser respetuosos con la acción de los tribunales y estar a lo que digan", apuntó Cardenal. "Queremos respaldar y trasladar las máximas garantías a la sociedad sobre las actuaciones de los organismos de Justicia de este país, de los que nadie puede dudar sobre su rigor, independencia, preparación técnica y sobre el respeto que se merece su autonomía".

Javier Tebas, en cambio, se desmarcó de la línea general de críticas hacia Bartomeu y dudó de la legalidad de la imputación. "Como jurista creo que el auto tiene importantes fallos jurídicos, porque habla del impuesto de la renta de 2014 y para que sea delito se puede estar ingresando hasta el 31 enero de 2015. Me sorprende que con dos o tres días se pueda imputar a una persona cuando había muchos días para resolver ese problem", dijo el presidente de la LFP. "Por estar imputado no tiene que dimitir nadie. Yo lo estoy en dos procedimientos", añadió.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, fue mucho más duro: "Ya decía Boskov que fútbol es fútbol, y en el fútbol también hay delirio. Y esto es una parte de ese entramado del fútbol que tiene que ver más con un delirio que con el propio ejercicio de la patada al balón".

En similar línea se expresó el diputado de ICV, Joan Coscubiela. "Alegar conspiración es tratarnos a todos como débiles mentales", dijo, y calificó de "esperpéntico el comportamiento" de Bartomeu.

En cambio, el portavoz adjunto de CiU en el Congreso, Jordi Jané, fue más tibio e incluso dijo que a "alguien con poderes" no gustó el fichaje de Neymar. Aun así, dijo: "Es deseable preservar siempre la acción de los tribunales y confiar siempre en su independencia".

Más crítico ha sido el diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán, quien ha atribuido esas palabras a "una especie de manía del establishment o de la casta, como se dice ahora, catalana". "Todos ellos, cada vez que tienen un problema de fraude fiscal o de corrupción dicen que los persigue la Justicia. Claro que los persigue, es lo que tiene que hacer, perseguir a los delincuentes. O sea que esa queja está un poco de más", dijo.

Igualmente crítico fue el precandidato a la presidencia del Barcelona, Agustí Benedito: "Neymar es un jugador realmente excepcional, es de las figuras grandes de los próximos años en el Barça, pero la gestión del fichaje por lo que hace a la transparencia fue nefasta, realmente inadmisible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios