El Bayern destroza al Hamburgo

  • Los de Guardiola endosan un escandaloso 8-0 al equipo hamburgués, que sufre la mayor goleada de su historia Robben (2), Müller (2), Götze (2), Lewandowski y Ribery, goleadores

El Bayern Múnich destrozó al Hamburgo con un brutal 8-0, recuperando de ese modo su mejor nivel justo antes del inicio de los octavos de final de la Liga de Campeones. Tras un comienzo flojo de la segunda vuelta de la liga alemana, el equipo de Josep Guardiola volvió a mostrar su mejor versión e infligió al Hamburgo su peor derrota en la historia de la Bundesliga.

Con su victoria en esta vigésima primera fecha, el conjunto bávaro alcanzó los 52 puntos, aunque no pudo aumentar la ventaja de ocho unidades sobre el Wolfsburgo, que batió en el descuento por 5-4 al Bayer Leverkusen en uno de los encuentros más emocionantes de la temporada.

El Bayern celebró la centésima edición del clásico norte-sur con un festival de goles ante un Hamburgo inerme, que venía de escapar de la zona de peligro merced a dos victorias consecutivas.

"Hemos recuperado nuestra forma de juego", se felicitó Guardiola. "Jugar así sí que da placer", sostuvo, satisfecho, Schweinsteiger.

Thomas Müller abrió el marcador a los 21 minutos. El internacional germano fue autor de un doblete (55') al igual que el imparable Robben (36' y 47'), que anotó sus goles número 13 y 14 de la campaña, y que Götze (23' y 88'). Lewandoswki (56') y Ribery (69'), a su regreso tras una lesión, redondearon con sus goles el impresionante ensayo antes de los octavos de final de la Champions contra el Shakhtar Donetsk la próxima semana en Ucrania.

El triunfo más abultado de la temporada le permitió al plantel bávaro dar un gran paso en dirección al vigésimo quinto título. Para el Hamburgo fue una pesadilla peor que la del 9-2 sufrido a manos del Bayern hace dos años y el peor resultado de su historia en la Liga.

Guardiola tuvo que reacomodar el equipo a pocos minutos del choque en el Allianz Arena de Múnich, hasta la bandera con 75.000 espectadores. Xabi Alonso sintió molestias en el muslo en el precalentamiento y quedó fuera del equipo. Pero aun sin el armador español, los muniqueses mostraron un fútbol que los hinchas habían echado en falta en los primeros duelos después de la pausa invernal.

Holger Badstuber festejó con éxito su regreso tras una lesión de cinco meses y también Rafinha se reincorporó a la formación inicial. Ribery empezó en el banco, pero a los 59 minutos saltó al campo y se encargó del sexto gol.

Jaroslav Drobny comenzó el partido atajando tiros de Müller y Götze, pero otro disparo del autor del gol de la final del Mundial contra Argentina dio en la mano de Ronny Marcos y Müller convirtió el penalti y su séptimo tanto de la temporada. Poco después, Drobny rechazaba un disparo de Müller y Götze lo recogía para poner el 2-0 en el marcador.

El Hamburgo fue presa de la desesperación. El capitán Rafael van der Vaart destacó sólo por sus faltas y el equipo no conseguía avanzar. Ivica Olic, uno de los delanteros en los que el Hamburgo depositaba sus esperanzas, tuvo que salir tras el 2-0 con problemas musculares.

El 3-0 hizo lucir a Robben con un soberbio gol al ángulo izquierdo. Tras la pausa se sucedieron las dianas. Primero Robben, esta vez incluso con la diestra. Luego Müller, de 23 metros, y Lewandowski, inmediatamente después. Guardiola envió a Ribéry e hizo salir al defensor Benatia y la señal fue clara: más ataque. Ribery obedeció al recoger un rechace de Drobny y Götze selló dos minutos antes del cierre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios