De Belgrado a Zagreb

  • 53 aficionados acompañan al equipo en el primer viaje masivo de la temporada, que toma el relevo de la campaña pasada

La historia comenzó el año pasado en Belgrado. Había precedentes de algún desplazamiento colectivo de aficionados a Estambul, pero básicamente protagonizado por empleados de la Caja. El Unicaja puso quizá su granito de arena de manera casi casual para alcanzar la Final Four cuando empezó a organizar viajes para aficionados para acompañar al equipo. Se mataban dos pájaros de un tiro. Por un lado, se garantizaba un pequeño pero testimonial apoyo de la afición en canchas complicadas como el Pionir o el Palaverde. Por otro, se amortizaban un tanto los importantes gastos de los desplazamientos en chárter a destinos sin comunicación directa con Málaga, que repercutían en comodidad para el equipo.

La historia comienza a reescribirse este año. 53 aficionados acompañan al Unicaja en su viaje a Zagreb. Hay de todo, gente que repite y algún neófito animado por el boca a boca. En el primer grupo está, por ejemplo, Miguel Sepúlveda, miembro de la peña Tito Paco, que hace su segundo viaje tras estar el año pasado en Belgrado. Para la ocasión ha convencido a su hermano, que sí hace su primer desplazamiento con el Unicaja. "La experiencia de Belgrado creo que nos marcó a todos los que estuvimos allí. El ambiente fue hostil, pero disfrutamos mucho. Yo creo que el equipo agradece que vayamos con ellos. Aunque seamos pocos, saben que estamos ahí, a su lado". Miguel Sepúlveda, al que acompaña su esposa, asegura que su viaje es un regalo adelantado de Papá Noel. "Siempre nos gusta hace un pequeño viaje y qué mejor manera de hacerlo que con el Unicaja".

Otro de los clásicos es Juan Jiménez, veterano seguidor de todos los equipos de Málaga. Con el equipo de fútbol viaja a absolutamente todos los desplazamientos. Reconoce su preferencia por el balompié, pero dice que le gustan todos los deportes y que baloncesto y balonmano también le gustan bastante. Es socio fundador del Caja de Ronda. Y también viajó el año pasado a Belgrado. Después, a Treviso y Atenas. "Creo que lo de Belgrado fue un punto de inflexión. Hasta entonces no se habían planeado viajes así y creo que el boca a boca funcionó entre todos los que fuimos allí. A Atenas acabamos yendo más de 1.000 personas. Fue un ambiente hostil el de Belgrado, pero hasta allí se hizo notar la afición".

Los jugadores y técnicos agradecen el apoyo y los aficionados se siente partícipes de una experiencia distinta, que tiene continuación en Zagreb. Todos esperan que tenga continuidad en el futuro, en el Top 16 y después en los cuartos de final. Y después...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios