Con todos a Belgrado

  • Robert Archibald se recupera de su lesión de hombro y Taquan Dean trabaja aún de forma personalizada, pero también se desplazará a la capital serbia

La enfermeria del Unicaja se alivia un tanto antes del inicio de la Euroliga. Robert Archibald, aún con la máscara protectora de la fractura en su ojo derecho, también arrastra una tendinitis en su hombro derecho que no le impidió participar ayer en las dos sesiones de entrenamientos previas al desplazamiento a Belgrado. "No estoy en las mejores condiciones para jugar, pero quiero estar con el equipo para ayudar en lo que pueda", decía el pívot escocés, que se resigna a su mala fortuna con las diversas lesiones: "A ver si me pasa todo ahora de golpe y luego no tengo que preocuparme en el resto de la temporada".

Viajará Robert Archibald y también lo hará Taquan Dean. El escolta norteamericano ultima la recuperación de la rotura de fibras en su muslo izquierdo que le ha impedido estar en los dos últimos partidos (Manresa y Real Madrid). Dean aún no se ha ejercitado con sus compañeros desde que se lesionó, pero sí ha realizado intensas sesiones de preparación física en los últimos días. Los médicos tienen que frenar sus ganas de regresar al equipo y lo más probable es que no juegue en Belgrado y se aguante hasta el partido de San Sebastián del próximo domingo.

La recuperación de efectivos implica que no se desplazará ninguno de los jóvenes que habitualmente se han entrenado con el primer equipo estos días. Augusto Lima se ejercitó ayer a las órdenes de Aíto, pero finalmente se ha optado por dejarle en Málaga, con lo que se dilatará su debut en la Euroliga pese a que no hay cortapisas respecto al tema de su pasaporte y los cupos.

De esta manera, sólo Gomis, cuya recuperación marcha por buen camino y en breve se ejercitará en la piscina para ir ganando progresivamente potencia, está de ausencia. Y su lugar lo ocupa Pooh Jeter. Serán los 11 efectivos del primer equipo los que intenten conseguir la primera victoria de la temporada en Belgrado. Toda la expedición, incluida una decena de aficionados que acompañará al equipo, está citada a las 11:00 horas en el aeropuerto para vivir la intensidad de un duelo en el Pionir. Algo que, según Robert Archibald, puede venir bien en estos momentos al equipo: "Creo que en este momento el reto de jugar en Belgrado puede ser algo bueno. Al equipo le falta confianza y seguridad e igual salir concentrados en un ambiente es positivo para todos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios