Benítez debuta con un apático empate

  • El primer encuentro del Real Madrid termina sin goles ante la Roma, que gana en la tanda de penaltis

Rafa Benítez se estrenó en el banquillo del Real Madrid con un partido aburrido ante la Roma en el que el fútbol brilló por su ausencia, con un marcador de 0-0 y derrota por penaltis que reflejó el estado embrionario del nuevo proyecto madridista que, de momento, mostró pocas luces y algunas dudas tácticas.

La era Benítez comenzó con cierta expectación por las incógnitas que tiene que resolver el técnico antes del inicio de la Liga el fin de semana del 22 de agosto, cuando el Madrid se estrenará en El Molinón frente el Sporting. El choque ante el club italiano era perfecto para dar el pistoletazo de salida a una pretemporada que será muy larga.

Benítez dibujó un esquema inicial a veces indescifrable con una parte del equipo evidente y otra parte, la de arriba, con más variaciones. Atrás, colocó a Keylor Navas en la portería, como se esperaba, y formó una línea de cuatro defensas con Carvajal, Sergio Ramos, Varane y Marcelo. El sevillano, con su futuro aún sin resolver, salió de titular. Después, por delante, quedó claro que Benítez apostará por dos mediocentros que ante la Roma fueron Modric e Illarramendi.

El lío apareció en la zona de ataque. De primeras, el técnico apostó por Jesé en punta y por detrás colocó a Odegaard en la derecha, a Bale en la media punta y a Cristiano en la izquierda.

Sin embargo, a lo largo de la primera parte todos fueron intercambiando posiciones. El esquema pasaba de un 4-4-2 a un 4-2-3-1. En esos cambios de sistema, Bale casi siempre jugó en la banda derecha, donde parece evidente que no puede rendir al cien por cien, pero también actuó de punta junto a Cristiano. En raras ocasiones jugó por la izquierda, su sitio más natural.

La pretemporada sirve precisamente para eso, para hacer pruebas que resuelvan dudas. Y, de momento, no se despejaron muchas. Eso sí, Bale, como al final del curso pasado, sigue algo perdido. Encontrar la mejor posición posible para el galés sin incomodar a Cristiano será una misión prioritaria para Benítez.

Fuera de ese lío, el encuentro se desarrolló como casi todos los choque de pretemporada: sin mucho fútbol y con alguna ocasión para cada equipo. La mejor la tuvo De Rossi, que al principio mandó un pelotazo al larguero con el que casi logró inaugurar el marcador.

Con más pruebas tácticas que fútbol, acabó una primera parte con alguna acción poco relevante de los madridistas, y dio paso a una segunda con múltiples cambios que culminaron en el minuto 69, cuando Carvajal cedió su sitio a Danilo. En ese instante, salvo Keylor Navas, ya no quedaba ningún jugador del once inicial.

Ése fue casi todo el bagaje ofensivo de ambos conjuntos en un enfrentamiento veraniego en el que hubo poco juego, muchas pruebas en el once y que acabó con victoria para los romanos en los penaltis (6-7). Keylor Navas encajó los siete que le lanzaron y Lucas Vázquez falló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios