Fútbol l Liga de Campeones

'Braguetazo' en el Pizjuán que elimina al Sevilla de Europa

  • El conjunto portugués, bien ordenado y haciendo mucho daño al contragolpe, culmina la sorpresa y deja al entrenador local, Antonio Álvarez, en entredicho

Comentarios 1

El Sporting de Braga, que ya había vencido en la ida 1-0, confirmó la sorpresa al clasificarse por primera vez en su historia para la fase de grupos de la Liga de Campeones al vencer hoy (3-4) al Sevilla, que suma así su segundo revés grave en los últimos días, tras caer en la Supercopa de España, y cuyo entrenador, Antonio Álvarez, queda en entredicho con este prematuro adiós al primer objetivo importante de la temporada.

El Sevilla salió con un once netamente ofensivo, con Konko jugando incluso como falso extremo, y dispuesto a ahogar a su rival con un ritmo trepidante desde el primer minuto. Sin embargo, los lusos mostraron también sus credenciales, con un fútbol a la contra lleno de peligro, amparados en el resultado a favor desde la ida.

Fue el Sporting el primero en acercarse a la red, en un robo de balón de Matheus, al que Fazio le quitó el cuero cuando iba a fusilar a Palop. El Sevilla no se amilanó pero replicó colgando balones aéreos. Los bracarenses se mantenían firmes en defensa, ante un rival que empezaba a jugar contra el reloj.

El control luso en la medular derivó, pasada la media hora, en una jugada personal de Paulo César que, tras tirar a puerta, dejó en franquía a Matheus quien, como en la ida, envió el rechace a gol.

Con tres tantos que marcar, los hombres de Antonio Álvarez se revolucionaron e incluso cayeron en rifirrafes que en nada les beneficiaban. Mientras, el Sporting de Braga seguía a los suyo, con Matheus siempre con la caña puesta, para intentar pescar ese 0-2 que sentenciara el litigio.

El cambio que necesitaba el Sevilla no llegó, sí el del Braga, que dio entrada a Lima por Aguiar y se convirtió en una amenaza en velocidad. De hecho, el ariete llegó y besó el santo, ya que a poco de salir una contra conducida por Matheus habilitó a su compañero para que, ante la inoperancia de toda la defensa hispalense clavara el segundo para el Sporting. A renglón seguido un fallo del meta luso Felipe habilitó un inocente tiro de Luis Fabiano.

Se animó entonces el Sevilla y surgió algo de nervio en el cuadro luso. Jesús Navas igualó a siete del final, para dar esperanza, pero acto seguido Lima confirmaba la tragedia. El brasileño amplió la ventaja y Kanouté marcó otro gol estéril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios