Buen rival: 16 victorias en 27 visitas

  • Pese a todo, el Espanyol arrebató al Málaga su plaza en Primera División desde los once metros

Anda Pochettino preocupado por los resultados de su Espanyol fuera de casa, donde los blanquiazules sólo han logrado una victoria y tres goles. Y su preocupación aumenta si ve la trayectoria de su equipo en La Rosaleda, históricamente muy favorables al Málaga: 16 victorias, ocho empates y sólo cuatro derrotas en 27 enfrentamientos.

Los datos son claros. Sin embargo, cualquier juicio pasa por un crisol ineludible: aquella fatídica promoción de la temporada 89/90 en la que el cuadro catalán arrebató a los blanquiazules su plaza en Primera División.

Tras enjugar el 1-0 de la ida en Sarriá con un idéntico resultado, la emoción se trasladó hasta los once metros. La vida se paró en el decimotercer penalti, responsabilidad que asumió Jaro, pues la suerte ya se había distribuido entre seis jugadores de campo. El meta le echó valor pero no dosificó su fuerza, que hizo que el balón se fuera a las nubes y La Rosaleda al suelo. El posterior fallo de Villa y el acierto de Albesa completaron la pesadilla, ya que sería el inicio del fin, consumado con otra fatídica promoción ante el Cádiz tras la cual murió la denominación Club Deportivo.

Curiosamente, el Espanyol también fue testigo de la regeneración blanquiazul en Primera División. El 22 de agosto de 1999 el Málaga CF jugó su primer encuentro en la élite ante los periquitos. Catanha ingresó su nombre en la historia marcando un tanto que acabó siendo doblemente recordado, ya que fue el primero y el que valió para lograr los tres puntos, a pesar de que la expulsión de Movilla en la primera parte complicó la empresa sobremanera.

Las únicas dos victorias del conjunto catalán bajo la actual denominación resultan muy señaladas. Una, por ser el penúltimo precedente en la máxima categoría (1-2, con Tapia aún en el banquillo) y la otra, porque el Espanyol increíblemente le dio la vuelta a un 3-1 (acabó 3-4) y acabó con una racha de 17 partidos oficiales sin derrota (entre Liga, Intertoto, UEFA y Copa del Rey).

Al año siguiente, bajo la tutela de Juande Ramos, el Málaga se desquitó logrando una de sus victorias más sonadas de la época reciente, 5-2. (Miguel Ángel, Juanito, Insúa, Manu y Salva). La temporada anterior también se dio un resultado contundente para los malaguistas: 4-0 (Adrián, Apoño y Baha -ambos desde el puntos de penalti- y Luque).

Para el extinto CD Málaga fue un habitual someter al Espanyol cada vez que visitaba el conjunto de Martiricos. De hecho, los catalanes tardaron 27 años en conquistar su primer triunfo con la Primera División como escenario. Fue en la 72/73 merced a un exiguo 0-1. Como curiosidad, quedará que estos encuentros siempre se han disputado en la élite a excepción del choque disputado en la 69/70, cuando los blanquiazules despacharon los dos puntos con facilidad: 5-0.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios