Ciclismo

El COI amenaza con mirar atrás

  • Podría abrir las muestras congeladas de análisis de Pekín tras los últimos dopajes

El ciclismo está siendo sacudido por un huracán de potencia aún no conocida tras confirmarse los dopajes del alemán Stefan Schumacher y del italiano Leonardo Piepoli en el pasado Tour. Las reacciones tras conocerse estos nuevos casos fueron fulminantes: desde la posibilidad de darle "vacaciones" al ciclismo en los Juegos Olímpicos hasta el replanteamiento de alguna televisión de si tiene sentido retransmitir la ronda gala.

"La credibilidad del ciclismo está a cero. Los corredores no aprovecharon la oportunidad de cambiar", afirmó el alemán Thomas Bach, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), que añadió: "Si todos los grupos de interés no cooperan en la lucha contra el dopaje, debería considerarse incluso una pausa olímpica de reflexión".

"No hay peligro para el ciclismo", dijo Jacques Rogge, presidente del COI, al enterarse del positivo del italiano Ricardo Ricco durante el Tour: "Son los deportistas los culpables, no la Unión Ciclista Internacional, que es la tercera federación internacional que más controles realiza en todo el mundo".

Pero la certeza de que el dopaje reinó con fuerza en el Tour 2008 podría llevar a Rogge y al COI a reconsiderar esa posición de confianza en el ciclismo. Bach dio señales en ese sentido al afirmar que su organización se plantea la posibilidad de "abrir ahora las muestras congeladas de análisis de Pekín". Todo un drama si se tiene en cuenta lo que está sucediendo con los análisis retroactivos de las muestras tomadas en el pasado Tour, que revelaron la utilización de EPO de tercera generación (CERA) por parte de Schumacher y Piepoli, del Saunier Duval. Entre Ricco, Schumacher y Piepoli ganaron cinco etapas de la última edición de la carrera.

Además, la UCI confirmó la existencia de "dos nuevos casos" en el Tour. La Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD) señaló que uno de ellos es el del propio Piepoli, aunque la avalancha amenaza con hacerse más potente: antes de que termine la semana se conocerán los resultados de los controles a otros siete ciclistas del Tour, entre ellos uno de primer nivel.

Mientras, Michael Lehner, abogado de Schumacher se limitó a afirmar que "la noticia es asombrosa y que no habrá una manifestación pública hasta que no exista una acusación concreta". Sebastian Lang, compañero de equipo de Schumacher en el Gerolsteiner, recordó el momento en que él y sus compañeros se enteraron en el Tour de la existencia de un positivo por CERA. "Estábamos en el autobús y todos nos alegramos. Todo el equipo, excepto Stefan. De repente estaba en silencio". Ahora su contrato con el Quick-Step está en el aire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios