El CSKA rompe el equilibrio y mete presión al Unicaja

  • El triunfo ruso en Roma propicia que una hipotética derrota malagueña en Moscú unida a un triunfo del Barcelona en la capital italiana eliminaría a los de Scariolo

Las jornadas partidas en el Top 16 dividen la atención en los distintos grupos, en los que los resultados de los rivales multiplican su influencia respecto a la primera fase. Por ello, en el día de descanso del Unicaja, un ojo estuvo pendiente en lo que sucedía en el PalaLottomatica de Roma entre el conjunto local y el CSKA de Moscú. El equipo de Ettore Messina no dio ninguna opción a los de Repesa y conquistó una victoria comodísima que rompió el equilibrio casi ecológico que había reinado en el Grupo G hasta el día de ayer. Los siete partidos disputados se contaban por victorias del equipo local, por lo que el factor cancha permanecía inalterable y no se habían marcado distancias. El CSKA empezó a ponerlas con su golpe de autoridad posterior a su derrota en Málaga.

La situación no es sencilla para el Unicaja en las dos jornadas que quedan. El averaje contra el Barcelona puede ser determinante, con ese punto que se quedó en el limbo. Se da la circunstancia de que una derrota en Moscú unida a un triunfo del cuadro azulgrana en Roma la próxima semana, con el Lottomatica con opciones reducidas, dejarían a los malagueños matemáticamente fuera de los cuartos de final. Los rusos serían inalcanzables en números de victorias (cuatro) y el Barcelona también (tres triunfos y la diferencia del averaje contra el Unicaja), lo que precipitaría el adiós de los de Scariolo a la aventura europea. En caso de haber conseguido una victoria por tres o más ante los catalanes, los cajistas aún hubieran tenido en la manga que el CSKA campeara en el Palau.

Esta es la parte negativa de la situación. Pero como agua pasada no mueve molino, de poco valen ya los lamentos, aunque en el imaginario estén las posibilidades perdidas en Barcelona y Roma. La parte positiva es que el Unicaja sigue dependiendo única y exclusivamente de sí mismo para alcanzar la siguiente fase. Sería aconsejable la machada en Moscú, harto difícil comprobando las 27 victorias seguidas que arrastran los moscovitas en casa en la Euroliga. En cualquier caso, vistos los locos resultados de este Top 16 (triunfos del Aris en Estambul o el Olympiacos en Tel Aviv más el sufrimiento atroz del Panathinaikos ante el Efes), nada hay imposible. La esperanza y las matemáticas están ahí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios