Caballero maquilla y los centrales se caen

  • Schuster apostó por Angeleri y el argentino cuajó su peor partido del curso Mal atrás, sin ideas arriba

Willy Caballero volvió a encontrarse solo ante el peligro. Schuster sorprendió mandando al banquillo a Weligton y apostando por la pareja Sergio Sánchez-Angeleri, que naufragó. Brahimi desnudó a la defensa constantemente y dos errores clamorosos costaron los dos primeros tantos del Granada. La goleada no fue mayor gracias a Caballero, que una vez más fue el mejor de los malaguistas. Mantuvo el 0-0 hasta el descanso y evitó que el resultado fuera más amplio. Iturra le ganó la partida a Tissone, que parece haber perdido todo el gas con el que deslumbró a principios de temporada.

Esta vez, el ataque no respondió para tapar los errores defensivos. Juanmi, en el primer balón que tocó, demostró mantener intacta su magia. Fueron minutos para creer en este Málaga. Apenas cuatro. Samu, titular, fue dando bandazos en su rendimiento.

Sin Weligton. La baja de Weligton acabó retumbando en los oídos de los aficionados, que vieron cómo la segunda parte de Angeleri y Sergio Sánchez contribuyó soberanamente a la caída del equipo en la segunda mitad. El argentino acabó contagiando a su compañero, como se demostró en el tercer tanto, en el que ambos quedaron retratados ante Brahimi. Schuster no agotó los cambios y dio ocho minutos a Camacho; ambas cosas sonaron a castigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios