Deportes

Cabezas queda libre a destiempo

  • A principios de verano, el Unicaja se hubiera planteado seriamente su fichaje

Comentarios 4

Carlos Cabezas ha acordado su desvinculación del Khimki, con el que tenía un año más de contrato firmado a razón de un millón de euros limpios. Falta el anuncio oficial. La temporada del base a las órdenes de Sergio Scariolo, que le convenció para que emprendiera con él la aventura rusa, no fue satisfactoria tras un inicio ilusionante. El seleccionador nacional prescindió de él. Cabezas lleva 10 días entrenando en Moscú a las órdenes de Andrija Gavrilovic, segundo del italiano. Pero su cabeza está fuera.

El malagueño busca ahora un equipo para la temporada entrante. Su caché no está a la altura de lo que firmó en el Khimki, pero lo compensará con la indemnización que recibirá del club moscovita. Será casi la mitad de lo que debía percibir, un acuerdo ventajoso para encontrar equipo con mayor tranquilidad. La prioridad de Cabezas es regresar a España, aunque tiene alguna proposición de Italia. Y los mayores cantos de sirena llegan desde el País Vasco, desde Vitoria y Bilbao. Al Caja Laboral le falta un cupo, preferentemente de calidad contrastada como es el malagueño. En Bilbao, aunque tiene la pareja Jackson-Rodríguez, celebrarían su llegada como un salto de calidad. Similar a lo que ocurrió el año pasado con Alex Mumbrú cuando salió del Madrid. Ambos representados por Gorka Arrinda, factótum en el Botxo. Digamos que la opción de Bilbao es un colchón de seguridad por si no saliera nada de mayor enjundia.

En este asunto, como ya se ha venido informando, el Unicaja tiene mucho que decir. Está en su mano igualar la oferta que presente Cabezas (sólo puede ser una) en la ACB porque adquirió el derecho de tanteo sobre él con una oferta antes de que se marchara a Rusia. La liberación de Cabezas llega tarde para los planes del Unicaja. Si se hubiera producido a principios de verano, el club se hubiera movilizado para su fichaje. Es una espina que se le quedó clavada a personas de las altas esferas. De hecho, es algo que no se ha hecho público, ya existieron conversaciones entre el Unicaja y Cabezas el pasado mes de marzo, antes de que se concretara la llegada del último temporero, Zabian Dowdell. Y fue algo más que un cambio de impresiones. Contrariamente a lo que se piensa, la estima de Aíto y, sobre todo, Joaquín Costa de Cabezas es alta. Contaba la operación con su visto bueno.

Ahora, la plantilla del Unicaja está configurada y cerrada. Aunque hay voces en el club que apostarían por hacer un esfuerzo, los mensajes públicos dicen que no. La readaptación pasaría por bajar a Freire en el Clínicas, habría cinco cupos y Lima sería el sub 22. Es cuestión de valorarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios