"Cambiar un club de Champions por venir a Segunda ha valido la pena"

  • El extremo izquierdo desgrana su trayectoria en el club antes de cumplir en Cádiz su partido cincuenta en Liga con el Málaga

"Javier Calleja volverá a jugar. Y lo hará al mismo nivel que antes de producirse su primera lesión de gravedad. Que a nadie le quepa la más mínima. Ánimos, moral de hierro... Calleja es el paciente ideal". El comentario lo vertió en un comunicado público Juan Albors, médico del Villarreal, cuando hace dos años el madrileño estaba a punto de reaparecer tras dos graves lesiones de rodilla en apenas un año. El hoy blanquiazul hizo bueno su diagnóstico. Ante el Cádiz cumplirá su partido cincuenta en Liga con el Málaga. Su rol de baluarte en la plantilla confirma que su rodilla derecha está totalmente recuperada.

-Cincuenta partidos en Liga, una cifra que invita al balance. ¿Le parecen muchos?

-Me parece una cifra importante y bonita. Espero seguir con más números de aquí en adelante. Cuando llegué a Málaga lo hice con el objetivo de ayudar todo lo que pudiese y jugar los máximos partidos posibles. A día de hoy se está consiguiendo, esta temporada está marchando muy bien y espero cumplir otros 50 y otros 50. Me gustaría pasar mucho tiempo aquí.

-¿Siente que es su periplo más estable en su carrera?

-En Villarreal los primeros años empecé así, pero llegó la mala fortuna de la lesión, que me produjo un parón importante. Se truncó la trayectoria que llevaba y ahora lo he vuelto a recuperar. Era lo que deseaba, vine con esa ilusión y en el Málaga he encontrado esa continuidad y la ilusión por volver a hacer cosas importantes en el fútbol y por eso confío mucho en que este año las cosas se mantengan igual, completemos una gran campaña y yo contribuya sumando más partidos por el camino por el que vamos.

-Valcarce y Edgar no volvieron a ser los mismos tras sus graves lesiones de rodilla. Usted puede presumir de que sólo sea un recuerdo.

-Sí, eso está olvidado totalmente. Me ha costado muchísimo sacrificio, fue un varapalo muy importante sufrir dos lesiones seguidas, pero, gracias a Dios, lo he superado, y también gracias a la confianza que el Málaga depositó en mí y a los entrenadores que he tenido.

-¿Cree que al cambiar Villarreal por Málaga pasó de ser cola de león a cabeza de ratón?

-Un poco sí, porque el Villarreal es un club que está haciendo las cosas muy bien. Desde que llegué allí vi cómo crecía y fue apostando por objetivos importantes que poco a poco se fueron logrando. Llegó a jugar la máxima competición de Europa y llegó hasta semifinales. Pasar de ahí a venir a Segunda División es una decisión importante que tomar, pero realmente me ha merecido la pena, se ha cumplido lo que tenía en mente y falta rematarlo con el ascenso, que es el objetivo principal por el que vine.

-Habla mucho del futuro, pero sólo le queda medio año de contrato.

-Me imagino con la camiseta del Málaga. Ahora mismo no me planteo vestir otra. Mi ilusión es esa, lo que pasa es que son muchas las partes que se tienen que poner de acuerdo, pero lo mejor es centrarse en lo que estamos haciendo.

-A la hora de buscar recuerdos, ¿al ser un jugador de banda tiende a recordar más sus asistencias de gol que sus tantos?

-Yo me quedo con las asistencias. Si fuera mediapunta o centrocampista ofensivo mi objetivo principal sería marcarlos, pero tenemos delanteros de calidad importante y gran acierto de cara al gol. También tenemos centrocampistas con buena llegada, como Antonio Hidalgo, y nuestro objetivo es que ellos se hinchen a marcar los goles, darles los máximos posibles.

-Su primer partido con el Málaga lo arrancó dando el pase del gol (0-1 en Alicante) y en el 49 una asistencia suya contribuyó a abrir la lata del Sevilla Atlético. ¿Rescata algún recuerdo entre ambas fechas?

-Hemos superado obstáculo tras obstáculo el año pasado. Conseguí dar asistencias importantes y también marqué mis golillos. Ha habido muy buenos y estoy seguro de que lo mejor está por venir. Dentro de unos meses te diré con qué me quedo de los siguientes 50 partidos, pero con los 50 primeros me quedaría con la superación del día a día tras una fase complicada, y en lo personal me quedo con cualquier asistencia o gol míos que hayan servido para sumar puntos.

-Sólo lleva un año y medio aquí, pero ya se le considera un peso pesado después de todo lo que le ha tocado vivir.

-Parece que llevo más tiempo aquí porque nos ha tocado superar cosas que no estamos acostumbrados a pasar. Empezar a jugar con una plantilla, ver a mediados de temporada que entras en un proceso concursal y ver que los contratos que existen se ven reducidos en ciertas cantidades, ver a compañeros en un Expediente de Regulación, ver que estás a punto de descender y la temporada siguiente estar luchando por los primeros puestos... Te hace madurar y crecer como futbolista.

-Es un hombre que habla claro en el vestuario, respetado y ya con galones. ¿Qué imagen cree que tienen ahí dentro de usted?

-La imagen de una persona natural y sincera. Intento ser sincero con las personas con las que trato, abierto y ojalá me viesen como un compañero con el que pudiesen contar para lo que fuera.

-Ha tenido que aguantar el debate Calleja o Eliseu. ¿Lo positivo de todo esto es que le ha obligado a mejorar su competencia?

-Me viene muy bien su presencia. En rueda de prensa me preguntasteis por el famoso debate y yo dije que siempre me pondría de titular. Quería decir que, cuando se ha hablado de uno y de otro, que ambos lo estábamos haciendo bien, que la competencia está siendo sana y por mejorar. Nos ha hecho crecer futbolísticamente.

-De hecho, en el último partido liguero jugaron juntos y por su banda llegaron los tres goles.

-Ya lo dijimos, que no somos incompatibles, al revés. Nos podemos entender muy bien dentro del campo y el otro día se vio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios