Caparrós se va con un 2-0

  • Los cabezazos de Llorente y Muniain le otorgan una clara ventaja al Athletic

El Athletic Club no hizo ayer concesiones al que fuera su entrenador las últimas cuatro temporadas, Joaquín Caparrós, en su regreso a San Mamés y se adelantó en la ida de la eliminatoria de cuartos de final de Copa del Rey que le mide al Mallorca al imponerse por 2-0 con goles de Fernando Llorente e Iker Muniain, ambos de cabeza.

El equipo bilbaíno viajará así con una buena ventaja la semana que viene a la capital balear, si bien con el recuerdo del 6-2 que el conjunto bermellón endosó hace siete días a una Real Sociedad que se presentó en el Iberostar Estadi con la misma ventaja.

El equipo de Marcelo Bielsa, además, cerró una semana idílica ante su afición a la que le ha ofrecido tres triunfos seguidos en apenas seis días, con un total de 9 goles a favor, los 6 últimos de cabeza, y ninguno en contra.

Salió el Athletic decidido a buscar el área de Calatayud y no tenía demasiados problemas para acercarse a ella, aunque sin llegar a generar peligro de entidad. Es más, quien primero concretó una ocasión de gol fue el Mallorca. Fue en el minuto 9, con un disparo desde la frontal del Chori Castro desde la frontal que se envenenó al tocar en Herrera.

Cayó el choque en cierto letargo, sin que el Athletic encontrase la manera de penetrar por el tupido y bien organizado entramado defensivo bermellón. Y cuando parecía que el Mallorca se estaba saliendo claramente con la suya, Herrera encontró la vía de De Marcos por la derecha y el alavés centró para que Llorente, libre de marcaje, fusilara al meta rival con un impecable cabezazo.

La salida de la segunda mitad fue más parecida al inicio que al final de la primera, con el Athletic de nuevo a la carga y tres disparos seguidos del recién incorporado Íñigo Pérez, dos en golpes francos directos.

En el otro le impidió un disparo de cara a Muniain, que se resarció poco más tarde con un perfecto remate de cabeza a un no menos irreprochable centro de Susaeta tras llevarse el balón con la espuela en primera instancia.

Fue el sexto tanto seguido de cabeza de los de Bielsa, tras los tres que el endosó al Levante en la última jornada liguera y el último del 4-0 de hace seis días ante el Albacete.

Con el 2-0, el Mallorca aparcó sus precauciones y buscó la meta rival, sobre todo a base de saques de esquina, que en varias tacadas botó hasta ocho en la segunda mitad. Infructuosos todos ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios