Casillas, un adiós por entregas

  • Los representantes del guardameta ultiman los detalles del acuerdo con el Oporto, que hoy podría oficializarse Kiko Casilla, de nuevo en la órbita de la portería del Madrid

El fichaje de Íker Casillas con el Oporto parece cuestión de horas. No obstante, los últimos flecos de la operación están dando más quebraderos de cabeza para las partes implicadas en el traspaso. Las posiciones de unos y otros se fueron alejando y acercando desde la tarde-noche del jueves, lo que impidió que la firma del portero blanco quedase estampada pese a que el sí de ambos clubes parecía ya un hecho.

En la mañana de ayer viernes trascendió que el todavía guardameta del Real Madrid alcanzó un acuerdo para salir del club, lo que allanaría definitivamente su desembarco en el país vecino. Según apunta el diario As, el cierre de la operación es inminente, pese a que los contratos, ya redactados, están siendo estudiados hasta el más mínimo de los detalles por los representantes de Casillas.

Precisamente ayer el internacional acudió a la ciudad deportiva de Valdebebas por la mañana para pasar las pruebas médicas con el resto de sus compañeros. No obstante, poco después de su llegada trascendió que el acuerdo definitivo para su traspaso estaba muy avanzado, por lo que no tardó en abandonar las instalaciones blancas, en las que sí permacieron los demás jugadores.

Así las cosas, todo apunta a que Casillas no iniciará la pretemporada con el que más pronto que tarde se convertiría en su ya ex equipo y se despedirá de la plantilla antes de poner rumbo a Oporto. La preparación veraniega de la que si formaría parte el madrileño sería la del conjunto que dirige Julen Lopetegui, figura indispensable sin la cual la decisión de Casillas de abandonar su club de toda la vida nunca hubiera sido posible. El técnico español dirigirá hoy el primer entrenamiento del Oporto antes de comenzar una gira que lo llevará a Dusseldorf (Alemania) y Horst (Holanda).

Y mientras en el Madrid ultiman la salida de su capitán, otro nombre vuelve a coger fuerza para disputarse el puesto de portero titular: el de Kiko Casilla, guardameta del Espanyol. Según adelantó As, existe un principio de acuerdo entre el entorno del portero y el club blanco, en una operación que podría cerrarse por una cantidad cercana a los seis millones de euros. La cláusula de rescisión de Casilla asciende a 20 millones de euros, pero el Madrid posee el 50 por ciento de sus derechos (se formó en la cantera blanca, donde militó hasta 2007), por lo que por diez se lo llevaría sin negociar. El Espanyol necesita además ingresos por valor de diez millones para hacer frente a un pago ante la Agencia Tributaria que vence en las próximas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios