Cavendish estrena el maillot rojo

  • El británico del Columbia entró al frente de su formación, ganadora de la contrarreloj por equipos, en la meta frente a la Torre del Oro · Los favoritos no perdieron demasiado tiempo y el Andalucía fue penúltimo

El británico Mark Cavendish es el primer líder de la 75 edición de la Vuelta a España al cruzar la meta al frente del Columbia en la contrarreloj por equipos de 13 kilómetros disputada por las calles de Sevilla, vistiéndose con el nuevo maillot rojo que distingue al líder de la carrera.

El conjunto norteamericano, que marcó un tiempo de 14.06 minutos, aventajó en 10 segundos a la formación italiana del Liquigas, donde milita Vincenzo Nibali, uno de los favoritos al podio final, y en 12 al Saxo Bank del triple campeón mundial contrarreloj, el suizo Fabian Cancellara y de los hermanos Andy y Frank Schleck.

De esta manera, Cavendish sacó oro del trayecto monumental que estrenó una de las novedades destacadas de la Vuelta. En una noche calurosa, su equipo fue superior al resto. Salió lanzado junto a la Plaza de Toros de La Maestranza y llevó disparado a la Torre del Oro.

El ciclista de la Isla de Man partirá de líder en la segunda etapa de la Vuelta, la primera en línea con la prenda roja que marca en su tela la garra del guepardo, animal rey de la velocidad, su reflejo sobre la carretera. Le acompañan en el primer podio de la general los gemelos eslovacos Peter y Martin Velits.

Mientras, el italiano Nibali se convirtió en la primera referencia entre los favoritos. A dos segundos tiene a los Schleck; a tres, a Carlos Sastre; a 10, a Purito Rodríguez; a 15, a David Arroyo; a 17, a Igor Antón; y a 23, y como principal perjudicado del día, al ruso del Rabobank Denis Menchov.

Una vez lanzada la etapa a media luz por las repletas calles hispalenses, se esperaba con buenos pronósticos la carrera del Katusha de Purito Rodríguez, escoltado por hombres rápidos como los rusos Kolobnev e Ignatiev. El equipo ya se impuso en la pasada Vuelta a Burgos, pero en meta marcó 14.26 minutos, dos segundos peor que los alemanes del Milram. "No hemos llegado a coger la velocidad adecuada. En estas pruebas hay que rodar más fuerte", afirmó Purito.

No le duró mucho la alegría a los germanos, ya que el Columbia de Mark Cavendish, el rey del sprint en el Tour, con 15 etapas en su palmarés a sus 25 años, pasó a la cabeza con 14.06, a pesar de que perdió a Eisel por un pinchazo. El cuadro americano se convirtió en la referencia a batir por los aspirantes a estrenar el podio junto a la Torre del Oro, que cambió por una horas el reflejo dorado por el rojo en las aguas del Guadalquivir.

Fueron llegando los equipos con los favoritos. El Euskaltel, que presenta a Igor Antón como líder y la opción de Beñat Intxausti, se colocaba en meta a sólo 27 segundos del Columbia, lo que supone un buen registro para la escuadra de Igor González de Galdeano. Con todo, el director vasco no estaba conforme y aseguró quedarse con "mal sabor de boca, ya que no estaba previsto que se despegaran cuatro corredores por el recorrido".

Tampoco los hombres del Garmin desbancaron al Columbia. Con un equipo plagado de ciclistas rápidos como David Millar o Tyler Farrar, cerró su participación a 17 segundos.

La quiniela empezó a romperse con la llegada del Saxo Bank. La presencia del triple campeón mundial y medalla de oro olímpica contrarreloj, Fabian Cancellara no bastó para variar el orden en cabeza. Espartaco, gran favorito, no pudo estrenar el maillot rojo, como hizo con el amarillo del Tour. Andy y Frank Schleck se conformaron con quedarse a 14 segundos del Columbia, que ya empezaba a dar la vuelta al ruedo.

Nadie, ni el calor, pudo con la fortaleza del Columbia de Cavendish, el guepardo que prestó sus garras para estamparlas en el maillot rojo que lució en la puesta de largo de la Vuelta 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios