El Celta sigue en caída libre

  • El Valladolid se aprovecha de la crisis gallega y ya está a un punto de la liguilla

El Celta prolongó su mala racha de resultados con una derrota en Balaídos ante el Valladolid (1-2), lo que implica la séptima jornada consecutiva del conjunto gallego sin vencer, que contrasta con el buen momento del club pucelano que, con diez puntos de los últimos doce, se coloca a un punto de la zona de promoción de ascenso.

Con una defensa ordenada y una gran eficacia en ataque, el Valladolid anuló al Celta en el primer tiempo. El primer aviso visitante llegó tras un pase al área de Óscar a Javi Guerra, que remató demasiado cruzado. El segundo fue otro balón a Javi Guerra que finalizó con un penalti de Jonathan Vila que Nauzet Alemán se encargó de transformar.

El Celta apenas daba señales de vida. Con muchas imprecisiones en los pases, y sin recursos para sacar la pelota controlada desde atrás, el equipo gallego quedó ahogado por la táctica defensiva visitante, con las líneas juntas y adelantadas. Su único recurso fueron los pases en largo de los centrales hacia los delanteros, pero sin resultado. La única oportunidad gallega fue una volea de Michu al borde del descanso que paró Javi Jiménez.

Pero el descanso aclaró las ideas del Celta. Y el Valladolid pagó el riesgo de jugar con una defensa adelantada. Un pase largo para David continuó con un centro de éste desde la izquierda que culminó De Lucas para empatar nada más comenzar la segunda parte. Y acto seguido, en un saque de esquina, Catalá cabeceó al palo.

Ese espectacular arranque del Celta quedó anulado con el segundo gol visitante: Óscar se adelantó a Jonathan Vila para cabecear un gran centro de Nauzet Alemán en el minuto 54.

Y ahí murió el partido para el Celta, que quedó sin capacidad de reacción, pues hasta el final del partido solo generó peligro con un envío de Abalo hacia De Lucas, que pidió penalti por derribo de Barragán, o un centro desde la izquierda de Víctor Fernández que fue al travesaño.

Hasta el final del partido, el Valladolid, que tuvo el encuentro bajo control, malgastó varias ocasiones para sentenciar, en especial un mano a mano de Álvaro Antón ante Falcón en el minuto 78 o un disparo del malagueño Javi Guerra en el 92.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios