El Celta vuelve a las andadas

  • El equipo de López Caro sufre su segundo tropiezo del año al empatar con el Salamanca

El Celta sufrió su segundo tropiezo consecutivo en este inicio de año al ceder un empate a cero ante un Salamanca muy inferior pero que supo contener a los celestes. El conjunto de Lopez Caro, pese a su ofensiva apuesta con dos hombres en punta, Okkas y Perera, no encontró el premio ansiado pese al control en buena parte del partido.

No les costaba demasiado a los vigueses llegar arriba, hasta el área salmantina, pero una vez allí las cosas se le complicaban a los célticos frente a una maraña defensiva bien dispuesta y que cumplió con su trabajo. La suma de artilleros en las filas celestes no funcionó como se esperaba al no traducirse en ningún tanto a pesar de que tanto Okkas como Perera dispusieron de sendas buenas ocasiones.

Con todo y tras semanas de largo debate sobre su supuesta incompatibilidad, sí quedó demostrado, al menos, que pueden jugar juntos, y que es cuestión de tiempo un mayor acoplamiento. También el Salamanca dispuso de ocasiones, menos numerosas, sí, pero igualmente con mucho peligro. Sus dos mejores avisos fueron un cabezazo al larguero de David Rodríguez en el minuto 20 y en el 29 un fortísimo disparo dentro del área de Postigo que Esteban desvió fuera.

No varió el guión tras el descanso. El Celta continuó con su dominio -cada vez más nervioso- ante un conjunto charro para el que el reloj corría a su favor. El Salamanca, sin volverse loco, seguía apostando por dar el pelotazo en Balaídos, que a punto estuvo de llegar en el minuto 72 en un gol de Dañobeitia anulado por el colegiado por fuera de juego.

El cansancio se hizo notar en el Celta, que con el paso de los minutos cedió en su empuje y en la precisión mínima para desbordar a un rival bien pertrechado que se esmeró en mantener la igualada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios