Chile sigue esperando la mejor versión de Alexis

Alexis Sánchez llegó a la Copa América como una de las grandes estrellas, pero cinco partidos después, Chile todavía espera la mejor versión del delantero del Arsenal. Al Niño Maravilla, como se lo conoce en su país, sólo le queda una bala en la recámara: nada menos que la final del torneo continental, el sábado, en el Estadio Nacional de Santiago y ante el rival más duro como Argentina.

Su semblante serio y contrariado después de la victoria del lunes por 2-1 ante Perú, pese a que su equipo acababa de sellar el pase al duelo decisivo, fue una muestra de que algo no está bien en el ánimo del delantero chileno, que se escabulló rápidamente en el túnel y apenas festejó con sus compañeros.

El diario local La Tercera, que tras el partido comparó su papel como el de un "actor de reparto", le afeó ayer el gesto. "Alexis no lee los partidos en función de lo que consigue su equipo, su selección, sino según su propio balance particular", escribió en una columna. "No se trata de una autoexigencia extrema, es vanidad".

Sánchez fue una pieza clave en el grupo de Arsene Wenger la pasada temporada, en la que marcó 25 goles en 52 partidos. Uno de ellos llegó en la final de la Copa inglesa en la que los Gunners se impusieron por 4-0 al Aston Villa.

Con esos antecedentes en su club, el atacante de 26 años se presentó en la Copa América como referente chileno junto a Arturo Vidal, pero sobre todo como principal baza ofensiva de la Roja. Sin embargo, en los cinco partidos disputados sólo pudo marcar un gol, en el 5-0 ante Bolivia en la fase de grupos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios