Contador dispara de nuevo

  • El líder ganó la tercera etapa de de manera rotunda Froome no pudo seguirlo y entró a 19 segundos

Alberto Contador reafirmó ayer su liderato de la Vuelta a Andalucía en la subida al puerto de primera categoría de Hazallanas, en Güéjar Sierra. El madrileño fue el más rápido en cubrir los 157,6 kilómetros que separaban Motril de la imponente ascensión granadina, un puerto de 7,6 kilómetros con una pendiente media del 9,7%. Chris Froome no tuvo opción y siempre fue lejos del pinteño en la etapa reina de la Ruta del Sol. El español, que porta el maillot rojo desde la primera jornada, aventaja ya en 27 segundos al británico, que lo persigue en la clasificación general.

El esperado primer duelo entre Contador y Froome se vio deslucido por la superioridad del ciclista español. El trabajo de su equipo fue culminado por un ataque a siete kilómetros de la línea meta. La maniobra pilló descolocado al inglés, que tuvo que ir contracorriente toda la parte final. El madrileño sigue consiguiendo victorias morales.

La cuarta jornada de la Vuelta a Andalucía era uno de los días más esperados del comienzo de la campaña. Se miraba a Hazallanas con expectación: era el primer gran test de la temporada. Pero antes de ello había que transitar las carreteras cordobesas y granadinas para el ansiado enfrentamiento.

Nueve ciclistas quisieron dar la sorpresa en el kilómetro cinco de etapa, para intentar la escapada buena del día. Sylwester Szmyd (CCC), Simon Geschke (Giant Alpecin), Christophe Riblon (Ag2r La Mondiale) y Peio Bilbao (Team Caja Rural-Seguros RGA) eran algunos de los destacados, en una fuga de calidad. Por eso, el pelotón no les dejó llegar a los tres minutos de ventaja.

A los nueve de cabeza se les unió Miguel Ángel Rubiano (Team Colombia), con un movimiento tras 32 kilómetros discurridos. Escasos minutos tardó Rubiano en llegar a cabeza de carrera. El paso por el Alto del Lucero, de segunda categoría y a 62 kilómetros del final, descolgó a Saramotins. El número era indiferente ante el empuje de un pelotón tirado por el equipo del líder, motivado por la buena forma de su jefe de filas.

Los escapados fueron neutralizados a 17 kilómetros del final y empezó el espectáculo del Tinkoff. El portugués Sergio Paulinho comandó el grupo hasta pie del Hazallanas, a unos ocho kilómetros de la meta. La inercia de la velocidad de entrada al puerto rompió el pelotón. Se quedaron Basso, Contador, Bardet, Beñat Intxausti y Luis Ángel Maté en cabeza. Basso echó el resto para distanciar a los rivales del líder y, una vez conseguido ese objetivo, el madrileño se marchó en solitario hacia el triunfo. Faltaban siete kilómetros para la meta.

No había noticias de Froome, quien apareció en escena a cuatro kilómetros del final. Contador, solo, ya le llevaba 30 segundos de diferencia. El británico, con su particular y antiestético pedaleo, sólo pudo mantener la distancia de un intratable Contador, que llegó a la cima desenfundando la pistola, su habitual gesto, para celebrar su primer triunfo de 2015. Froome llegó a 19 segundos mientras que Bardet, tercero, lo hizo a 1.41 minutos.

Contador comanda la general con 27 segundos de diferencia sobre Froome. Hoy llega el segundo asalto en la montaña. Afrontarán los ciclistas una etapa de 199 kilómetros entre la localidad de Maracena y el Alto de Allanadas, de primera categoría, situado en la zona de La Guardia de Jaén. Es un puerto de cinco kilómetros y medio, con un desnivel del 9,6%, destinado para albergar otro asalto entre Alberto Contador y Chris Froome.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios