Hércules | málaga · la previa

Cuestión de galones

  • Siete partidos después Salva y Baha volverán a liderar al Málaga en otro choque ante un gallito de la categoría · Blas Pérez pone la pólvora en el Hércules · Antonio Hidalgo retorna al doble pivote

Comentarios 0

La ansiedad del entorno ha vuelto a tocar en la puerta del Málaga, derivación del empate extemporáneo en Tarragona y de la cosecha de dos puntos sobre nueve en la saga de los ex de Primera División. Hoy la comparte con el Hércules, uno de los proyectos más geriátricos de la categoría -la edad media de la plantilla supera los 29 años-. Una dosis de talonario veraniego contra la tan certera revolución de Muñiz, dos modos antónimos de jalonar el favoritismo del ascenso.

Otea el Málaga al Hércules con seis puestos de distancia. Los de Goikoetxea ponen sus miras en el Sporting de Gijón, la frontera del ascenso. No es un dato a obviar: el liderato prolongado del Málaga estaba siendo una de las grandes motivaciones en la ristra de últimos encuentros. Desprovisto por segunda vez en la temporada de su puesto de honor, la carga que conlleva ser el primero no es esta tarde un elemento en contra. Dado que al rival también se le exige el ascenso, la contienda mental parece nivelada en el minuto 0. No obstante, esta semana se le ha recordado insistentemente al técnico herculino que aún no se ha ganado a un rival que ande en puestos de ascenso. Goikoetxea ha recogido el bumerán diciendo que será "un plus" vencer al Málaga.

Es en el terreno psicológico donde se mueven los recientes enfrentamientos del Málaga. Clasificatoriamente nadie puede macular la trayectoria blanquiazul. En las 16 jornadas disputadas, el cuadro de Juan Ramón Muñiz siempre ha vivido en plazas de ascenso; en las últimas nueve, no haber mantenido el listón de victoria por encuentro ha metido dudas en las valijas del Málaga. Una lectura comprensible desde un punto de vista numérico, pero sorprendente para el entrenador y su plantilla, que subrayan la continuidad en el buen trabajo y en el sano ambiente del vestuario en contraposición a los últimos resultados.

El argumento de defensa general ha consistido en catalogar el actual tramo de calendario, además de complicado, de época de posicionamiento para llegar a las diez jornadas finales con opciones de ascenso. Ciertamente, aún no ha comenzado el demarraje. Seis puntos separan al decimosegundo del tercero y nueve equipos se intercalan en esa horquilla. El colista aún vive a cinco puntos del primero que no descendería. No es época de dictar sentencia, sino de aplicar la vieja fórmula del "todo lo que sea puntuar es bueno" y, si acaso, de ir tomando ventajas en el golaverage, más en este duelo contra el Hércules, que este año parece más resolutivo para plantar cara a los punteros de la categoría.

Una derrota no sería hoy irreparable, por más que se añadiera a una serie poco convincente de los blanquiazules en los últimos dos meses, ni una victoria debiera considerarse definitiva. Aunar una línea regular de trabajo y resultados que permitan merodear la zona alta de la tabla es el objetivo hoy y en los meses venideros.

Esperando el zarpazo de mayo y junio, la verdad en Segunda División, muchos otros retos acompañan al Málaga en esta larga senda. Ver a un Salva pleno es uno de ellos. Han tenido que transcurrir 16 jornadas para que el maño enlace tres semanas de entrenamientos al cien por cien. Sólo ha completado tres partidos esta temporada (Salamanca, Albacete y Racing de Ferrol), el último hace un mes. La semana pasada, frente al Nàstic, mostró lo decisivo que es para desatascar partidos enrevesados, y de esos hay muchos en Segunda División.

Regresa al once ante Blas Pérez, uno de los pocos jugadores que le hace competencia en la lista de delanteros más decisivos de Segunda División. El fichaje más caro en la historia del Hércules (1,2 millones de euros) es la última esperanza de Panamá, que busca un goleador que herede la historia del malogrado Rommel Fernández y Julio César Dely Valdés, gloria viviente de la Centroamérica meridional y mito en Málaga.

Otro de los que le hace sombra a Salva vuelve a ser esta tarde su pareja en ataque. Nabil Baha, sustento en la delantera del Málaga, retrasa de nuevo su posición a la de segunda punta para conformar un dúo letal -no jugaban juntos desde Albacete- y disipar dudas en cuestiones de compatibilidad. Por si fuera poco arsenal, por detrás estará Antonio Hidalgo tras cumplir sanción en Tarragona. 14 goles entre la terna, galones del gol para poner a prueba a Unai Alba, que suma 312 minutos in recibir un tanto -el último lo firmó para el Celta Perera hace cuatro jornadas-.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios