Málaga cf

Darío Silva ya tiene a su heredero

  • Sebastián Fernández, que fue presentado ayer en La Rosaleda, es el segundo fichaje más caro de la historia del Málaga

Comentarios 2

El culebrón Sebastián Fernández se acabó a las 3 de la madrugada del jueves. Algo que se reflejó ayer en la cara de los protagonistas de la operación: Abdullah Ghubn, vicepresidente del Málaga; Yasmin Al Sahoud, directora general; y Pipa Palomares, abogado de Banfield, que exhibieron el cansancio acumulado durante la negociación. Al margen de estos, la figura de Sebastián Fernández (Montevideo, 23/05/85) se encargó de irradiar sus primeros destellos recalcando estar "contento" por ser finalmente blanquiazul. No en vano, se trata del traspaso más caro desde la llegada al Málaga de Abdullah Bin Nasser Al-Thani, 3.600.000 euros, y el segundo de la historia, sólo superado por su compatriota Gonzalo De Los Santos (650 millones de pesetas).

En la puesta de largo, realizada al filo de las 12:30 en la sala de prensa de La Rosaleda, el uruguayo tuvo que disculparse varias veces por reiterar la alegría que le supuso firmar por el Málaga, a pesar de las trabas de esta última semana. "Los traspasos siempre son así, ya estoy acostumbrado y sólo estuve entrenando y poniéndome a punto. Ahora, estoy muy agradecido a la gente del club, porque puedo venir a una ciudad hermosa y a una liga espectacular en la que siempre soñé jugar", confesó.

Un anhelo que en El Papelito tiene un doble valor, ya que su familia paterna, incluso su propio padre, son españoles emigrantes a Uruguay nacidos en Ferrol (Galicia). El jugador explica que para él, tras jugar en Uruguay y Argentina, era "un paso natural" saltar el charco hacia España.

Prueba de ello son las referencias que Sebastián Fernández solicitó durante estas últimas fechas a sus compañeros en el combinado charrúa: "He hablado mucho con Eguren [Sporting de Gijón] y Godín [Atlético] y me contaron como es la Liga. Ya tenía muchas ganas de estar aquí".

En un primer guiño a la afición blanquiazul, El Papelito, como se le conoce, no dudó en hacer mención al que fuera ídolo local de La Rosaleda: Darío Silva. "Él hizo unas temporadas espectaculares aquí y ojalá pueda acercarme a lo que hizo", señaló. Como avance, el propio Sebastián Fernández definió su juego como el de "un delantero rápido, bastante peleador y al que le gusta ir a por todas".

Al acabar, el charrúa se unió al resto de la expedición para viajar a Alemania y conocer a los que serán sus nuevos compañeros, al menos, durante las próximas cuatro campañas. Con Jesualdo Ferreira ya tuvo un primer contacto en la mañana de ayer, aunque Fernández se mostró confiando en que seguro que el luso ya "tiene pensado dónde quiere que juegue".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios