tenis itf quinta do lago

Davidovich empieza la cosecha

  • El malagueño consigue su primer título del circuito ATP en un 'Future' en Portugal

  • Derrotó 7-5, 4-6 y 6-1 a Roberto Ortega

  • El 'Challenger' de Marbella, siguiente reto

Alejandro Davidovich, en un entrenamiento en Marbella. Alejandro Davidovich, en un entrenamiento en Marbella.

Alejandro Davidovich, en un entrenamiento en Marbella. / javier albiñana

Quinta do Lago, un resort en el Algarve portugués con un complejo tenístico, pasará a la historia como el lugar donde Alejandro Davidovich conquistó su primer título profesional. Fue en un Future, el escalafón inferior del circuito ATP en el que se bate cobre la joven perla malagueña para empezar a subir escalones, para recoger puntos que le permitan el acceso a cuadros de más nivel. Por encima están Grand Slam, ATP 1000 Masters Series, ATP 500 Series, ATP 250 Series y ATP Challengers. La final aplazada por la falta de luz el domingo fue solventada de manera exprés por Davidovich. Liquidó al también español Roberto Ortega por 7-5, 4-6 y 6-1 ganando ayer los tres últimos juegos (se paró 3-1 en el tercero el domingo).

En 2017, cuando aún jugaba también los grand slams en categoría junior (hizo semifinales en Roland Garros y ganó en Wimbledon), Davidovich alcanzó las finales en los Futures de Palma del Río, Bakio y San Sebastián y en las tres se quedó a las puertas del título. Ahora se ha quitado esa pequeña espinita. "El año pasado ya jugó tres finales de Futures 25.000 (el de Portugal estaba dotado con 15.000 dólares). El nivel ya lo tenía para haber ganado antes y no cambia mucho, pero es algo que queda, es su primer título ATP. Es más algo a lo mejor simbólico, pero muy importante. De alguna manera se reafirma como jugador ATP, jugador serio. Diría que ha ganado con contundencia y marcando distancia, sólo ha perdido un set en todo el torneo", relataba Jorge Aguirre, su entrenador y mentor, una vez llegados desde Portugal a Marbella tras un viaje por carretera.

El nivel ya lo tenía, pero el primer título ATP queda, se reafirma como jugador serio

La estancia de dos semanas en Portugal (en la anterior llegó a las semifinales en Loulé) ha valido para refrendar la evolución de Davidovich, que subirá puestos en la clasificación ATP. Ya está entre los 500 mejores y va hacia arriba con estas buenas actuaciones. "Las dos semanas han salido de la mejor manera posible. Han sido nueve partidos, ha habido muchos parones por la lluvia, circunstancias en las que es fácil desenfocarse. Nos ha servido para acercarnos a uno de los objetivos que nos planteamos al comienzo de año, que era competir mejor en ATP, superar las adversidad, gestionar estas situaciones anómalas. Se han dado todo tipo de circunstancias en las dos semanas y Alex ha rendido muy bien", explica Jorge Aguirre.

Tras tres ATP Challenger, dos en Suiza y uno en Italia, en los que no pasó de segunda ronda, los resultados han mejorado. "A nivel de resultados no fue bien, pero el nivel de juego estaba siendo alto. Veníamos de varios meses de competir mal o sin competir y nos falló el nivel competitivo. Su nivel de juego era bueno y era cuestión de jugar más", recalca Aguirre sobre su pupilo, que ahora se preparará para un torneo especial, en casa. La próxima semana se celebrará el ATP Challenger de Marbella, el Casino Admiral Trophy, dotado con 43.000 dólares. Rivales de más enjundia, como el también malagueño Adrián Menéndez, a las puertas del Top 100. Los cinco torneos que ha jugado hasta ahora han sido en pista dura y ahora llega la tierra batida.

"Empezamos a preparar la tierra y jugamos en Marbella y hemos recibido una wild card para otro Challenger, el de la Academia de Ferrero la semana siguiente en Villena. Es ya el paso previo al circuito grande y creemos que va con garantías de competir contra cualquier que esté en ese cuadro, a ver cómo se adapta aquí en casa en Marbella y en tierra", afirma Jorge Aguirre, satisfecho con la evolución de Alejandro Davidovich, que expresaba su satisfacción a través de las redes sociales: "Buena gira de dos semanas en Portugal, haciendo en la primera semana semifinales y segunda semana campeón en los Futures de Loulé y Quinta do Lago. Agredecer a mi equipo y a mi familia por estar a mi lado en todo momento. Es el día del padre y qué menos que dedicarle el tiíulo a mi padre, el me enseñó a jugar al tenis". El pequeño niño que jugaba a las órdenes de su progenitor en Calaflores ya gana títulos en la ATP. De momento, en su escala inferior. El reto es ir subiendo. La cosecha ha comenzado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios