Dennis vuela en Utrecht

  • El australiano sorprende a los especialistas para convertirse en el primer líder Nibali arranca como el mejor de los aspirantes al triunfo final al sacar 15 segundos a Contador y 18 a Quintana

Rohan Dennis (BMC) se convirtió en un Fórmula 1 para enfundarse el primer maillot de líder al imponerse en la contrarreloj individual de 13,8 kilómetros disputada en las calles de Utrecht (Holanda), en la que Vincenzo Nibali (Astana) estableció las primeras diferencias a tener en cuenta respecto a los favoritos y el marcaje que se harán unos a otros en las próximas jornadas.

Dennis, de 25 años y ex plusmarquista mundial de la hora (52,4 kilómetros), voló hasta parar el cronómetro en 14,56 minutos, a 55,4 kms/h. Fue el único que consiguió bajar de los 15 minutos. Batió a todos los especialistas que contaban en las quinielas, viejos conocidos del Tour cuando se confeccionan etapas con estas características. Por cinco segundos resultó más veloz que Tony Martin (Etixx), y a Fabian Cancellara (Trek) le sacó siete. Ambos acompañaron al aussie en el podio.

Jonathan Castroviejo (Movistar), campeón español de la modalidad, cumplió un destacado papel entre los mejores y alcanzó la sexta plaza, a 23 segundos del ganador.

Entre los grandes favoritos el primer bocado lo dio Nibali, aunque superado por dos segundos por Thibaut Pinot (FDJ). El Tiburón de Messina (15,39) sacó siete segundos a Chris Froome (Sky), 13 a Alejandro Valverde (Movistar), 15 a Alberto Contador (Tinkoff), 18 a Nairo Quintana (Movistar) y 43 a Joaquim Purito Rodríguez (Katusha).

No se impuso la lógica en la alta jerarquía. El mejor especialista, en teoría, era Froome, y el más débil, Quintana, pero se rebeló Nibali, muy potente y constante en todo el llano recorrido de las calles de la cuarta ciudad de Holanda, donde la bicicleta es el medio de transporte por excelencia.

El siciliano marcó el territorio a las primeras de cambio y el colombiano salvó el tipo en su peor terreno, lo cual lo convierte en vencedor moral de la cronometrada al lograr un empate técnico con sus grandes rivales.

También cumplió Valverde, que empieza su andadura a la par de su líder. No obstante, los favoritos tuvieron presente la premisa de echar a andar sin sobresaltos mayores. Su pelea se inicia el miércoles en el Muro de Huy, primer punto de interés de la edición 102 de la Grande boucle.

La fiesta del Tour arrancó en Holanda por sexta vez. Lanzada la cronometrada, el primero de los llamados a pelear por el maillot amarillo hasta París en salir a escena fue Quintana, a las tres de la tarde, muy madrugador respecto a sus rivales, que lo hicieron dos horas después. Día caluroso, alta temperatura y sin viento de inicio.

Dennis marcó la pauta con 14,56. Un tiempo que ya sería definitivo para el bicampeon mundial y subcampeón olímpico de persecución en Londres 2012. Suponía algo más que un triunfo, ya que se abría paso en el libro histórico del Tour.

Y es que el australiano se convirtió en el ciclista más rápido si se tienen en cuenta los prólogos, un récord que hasta ahora ostentaba el británico Chris Boardman, que completó los 7,2 kilómetros de Lille a 55,1 kilómetros por hora en la edición de 1994.

Una fiesta por todo lo alto para Dennis, séptimo australiano que se vista de amarillo en la ronda gala. Se erigió orgulloso en el sillón de los vencedores, mientras veía que nadie le podía arrebatar ya el honor de subir al podio a ponerse la prenda dorada por la que tantos suspiran.

Quinto clasificado en el Mundial de Ponferrada 2014, Dennis ya vistió de líder cuando el BMC se impuso por equipos en el reciente Dauphiné.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios