¿Diamond League o Golden League?

¿Una mejor atracción para los espectadores y atletas o sólo una competición más complicada? La Diamond League de atletismo, sucesora de la Golden League y nacida hace cuatro meses, sigue sin convencer antes de que hoy se dispute en Zúrich la penúltima de las 14 pruebas. La IAAF pretendía ganar presencia en televisión en todos los continentes.

"En general, estoy satisfecho", dijo Helmut Diegel, miembro del consejo de la IAAF. "La repercusión en televisión es mucho mejor y ahora hay emisiones en Asia o Estados Unidos. Y la presentación es mejor y más profesional". Pero en ese último punto difieren algunos observadores. El número de 14 reuniones en Europa, Asia y América ha hecho la serie más lucrativa, pero más difícil de seguir.

Cada disciplina se disputa en siete ocasiones, lo cual significa que la carrera de 100 lisos, por ejemplo, se celebra en unas reuniones y en otras no. Que el ganador de la denominada Diamond Race no es el mejor atleta de la temporada se ve mirando la disciplina reina: la general es encabezada por Asafa Powell, pese que a que no participó en las dos últimas carreras y que antes fue derrotado por Usain Bolt y por Tyson Gay. La anterior Golden League era mucho mas fácil de entender: sólo quienes ganaban en las seis reuniones participaba en el reparto de un millón de dólares en oro.

El director de la reunión de Zúrich, Patrick Magyar, apunta que "es como como comparar manzanas con ciruelas. La vara de medir es el antiguo Grand Prix, con 25 reuniones". La victoria se premia con 10.000 dólares y el triunfo en la serie en cada disciplina con 50.000, y esos premios son iguales en el peso femenino que para los 100 metros.

Un error por el número de reuniones se aprecia ya. En 13 de las 32 disciplinas está decidida la Diamond Race, pese a que en Zúrich y Bruselas se duplican los puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios