Duane: "Esto ha sido como volver a nacer"

Apenas 30 segundos que apagaron dos años. Una medalla que se paladea como una plaza en los Juegos Olímpicos, cumbre de todo deportista. Resucitó Duane Da Rocha, que volvió como se fue, en la cima. "Esto ha sido como volver a nacer", sostenía aún eufórica entre halagos en Inacua, la piscina de su vida.

Tras más de un año de receso, el retorno lo vivió en la cima, reinando cada vez que saltó al agua. "Estoy super contenta. Por la mañana me sorprendía a mí misma porque no pensaba que estaba en tan buena forma para nadar el 50. Por la tarde me hubiera gustado hacer mejor marca, pero vengo a este campeonato a disfrutar porque lo he pasado bastante mal durante los dos últimos años. Lo conseguí porque estoy disfrutando muchísimo. Un reto conseguido", comentaba Duane, que estaba en una nube: "Me ha gustado que la vuelta fuera en Inacua porque esta piscina solo me trae buenos recuerdos, fue mi pase olímpico a las dos Juegos en los que estuve. Siempre en esta piscina he tenido buenos resultados, volver aquí fue maravilloso".

El ciclo post Río estuvo repleto de amargura para la malagueña, con el adiós muy presente. Málaga le devolvió la sonrisa. "Estaba en Barcelona y me estaba costando encontrarme a mí misma, tuve bastantes problemas psicológicos. Volver a Málaga es todo. El clima, el ambiente, el entrenador que tengo, el grupo de entrenamiento, las instalaciones...Con todo esto empujando la natación sale sola", explicaba Duane, que no se reconocía: "Volver a tener ganas de competir, volver a sentir el cosquilleo de antes de competir, volver a sentir ese nerviosismo... Fue increíble porque lo que he pasado fue bastante duro. Rechacé la natación y yo soy natación".

No levanta la mirada la nadadora, que aprendió en el tobogán de emociones que fue su vida en el último tiempo. "Tengo que seguir disfrutando e ir paso a paso. No me he centrado en los últimos meses en la natación a tope, quería centrarme en mi transición a la vida real y en eso estoy. Ahora estoy disfrutando y quiero seguir así, no quiero dar pasos hacia atrás, solo hacia adelante", decía Duane, que reflexionaba en alto lo sentido por dentro cuando el viento soplaba en contra: "No quería terminar la natación mal porque es parte de mí. Quiero volver, disfrutar y cuando acabe decir 'Basta, pero estoy satisfecha con lo que he hecho, no por ningún problema ni por frustración'".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios