Con Duda como único argumento

  • El luso, casi exclusivamente a balón parado, fue quien aportó continuidad arriba · La defensa, irreconocible

Reconocer a los artífices de las dos victorias que habían elevado la moral fue imposible. Duda tiró casi exclusivamente del equipo y apenas con el argumento de las jugadas a balón parado. Sebastián Fernández estuvo astuto para definir el 2-1 y aportar un temporal sueño de remontada. Lo grave fue observar de nuevo errores pretéritos. No sorprendió en Eliseu, al que el lateral zurdo le sigue retratando, pero sí en gente como Kris y Demichelis, cuya compenetración brilló por su ausencia. Ambos, laxos casi los 90 minutos, quedaron retratados en la hilarante jugada del 3-1. Caballero no pudo hacer milagros esta vez, pese a lo poco que le tiraron entre los tres palos, y no hubo creación en la medular. A Apoño no le dejaron, Recio no tuvo su día. Los cambios no ofrecieron remedios efectivos y Jesús Gámez estuvo tan mal en el primer gol como inspirado en el 2-1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios