"Dudo que se repita lo de Rafa"

  • Sergi Bruguera ve un buen futuro en el tenis español, al que espera que vuelva pronto la Copa Davis; sin embargo ve muy difícil que alguien pueda repetir los números conseguidos por Nadal

Se le recuerda por sus dos Roland Garros, su medalla en Atlanta y su manera sacrificada de moverse en la pista, aunque si por algo pasará a la historia del tenis español es por haber abierto la puerta a la generación de oro de los Moyà, Costa, Ferrero y Nadal. "Pese a que ha sido un deporte con muchos éxitos en España, fui el primero en hombres de la nueva generación en ganar un Grand Slam". Lo dice Sergi Bruguera.

Precisamente, de París es de donde Bruguera guarda su mejor recuerdo: "Cuando pude compartir con mi padre Lluís la victoria de la final de 1993". Aunque tampoco se queda atrás el momento en el que le colocaron la medalla de plata en Atlanta. "Fue una sensación inolvidable y única subir a un podio y que te colgasen el metal. Nunca pensé que pudiese pasar, ya que cuando empecé el tenis no era olímpico", recuerda sonriente.

Además, el catalán es uno de los pocos que puede sacar pecho por contar con un saldo positivo de victorias contra Pete Sampras: "Me gustaba jugar contra él, ahí creo que estaba la clave". Sampras es el segundo en el ranking histórico que lidera Roger Federer y en el que acaba de entrar Rafa Nadal tras ganar el US Open. El tenista se queda del norteamericano "con el saque", del suizo "con todo menos con la volea" y del de Manacor "con la capacidad que tiene para nunca parar de hacer cosas que le permiten seguir aprendiendo". Sobre Nadal cree que "no hay palabras para describir lo que está haciendo". "Dudo que se pueda volver a repetir", añade, aunque además de destacar sus gestas individuales, que le han llevado al número uno del mundo, Bruguera considera igual de "importante" todo lo que aporta Nadal al tenis español, "que goza de muy buena salud y creo que será posible ganar la Ensaladera a corto plazo".

La Davis, junto con el torneo de Barcelona, son los únicos sueños profesionales con los que se ha quedado con las ganas de haberlos cumplido. "Sin embargo, todavía me quedan muchísimos sueños que cumplir a nivel humano", espeta Bruguera, que espera poder compartirlos con su mujer, sus padres, sus amigos y, sobre todo, sus hijos.

Bruguera quiere que la pequeña de la casa herede la pasión de su padre por la raqueta, mientras que le gustaría que el niño "se dedicase al fútbol".

Precisamente, al mundo del fútbol estuvo muy ligado, cuando participó en el proyecto de Jordi Majó para postularse a la presidencia del Barça, circunstancia que no descarta repetir siempre y cuando se lo pida "una persona que me gustase". De los culés, le encandilan Iniesta, Xavi, Messi y Puyol, a los que ve en condiciones de "repetir el triplete, pero es dificilísimo". Y aunque es más difícil, subraya que "a día de hoy me gustaría vestir a Casillas de azulgrana".

Hay mucha gente a la que admira y a la que le gustaría conocer, "pero jamás pediría una camiseta firmada". Sin embargo, tuvo la suerte de coincidir y conocer a uno de los rivales que más ha admirado, el checo Ivan Lendl. "Cuando él empezó yo era pequeño y era una referencia", recuerda.

Bruguera será una de las atracciones del torneo Marbella Masters. Se enfrentará a Mikael Pernfors y a Jeremy Bates, que será su compañero para el encuentro del sábado por la tarde ante Mansour Bahrami y Younes El Ayaoui. Él, de momento, está encantado con su presencia en la Costa del Sol: "Lo que más me gusta de Málaga es lo a gusto que se está nada más poner un pie aquí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios