Enredado en sanciones

  • El Barça recurrirá la multa por la pitada, que se suma a la de la UEFA.

El Barcelona recurrirá la propuesta de sanción de 66.000 euros por la pitada al himno español y al rey Felipe VI, así como por otros problemas de seguridad, durante la final de Copa del Rey.

En un comunicado el club considera "injusta e inaceptable" la decisión dictada por la Comisión Antiviolencia y señala que "pondrá en marcha los procedimientos jurídicos oportunos para anular esta propuesta de sanción".

El Barcelona entiende que los "hechos sucedidos en el Camp Nou fueron el reflejo de un sentimiento, ni organizado, ni canalizado por la entidad, pero que el club respeta totalmente". En ese sentido, subraya que "defenderá siempre la libertad de expresión de sus socios y aficionados".

Antiviolencia precisó que sólo 6.000 euros de la multa corresponden a la pitada, que alcanzó los 119 decibelios, y que el resto de la sanción se debe a problemas relacionados con la seguridad del encuentro. No obstante, el Barça también presentará las "alegaciones pertinentes" por ese "presunto incumplimiento de las obligaciones exigibles de seguridad".

Con este nuevo revés, Josep Maria Bartomeu no gana para sustos, al haberse visto atosigado en menos de una semana por dos multas que han vuelto a poner en el punto de mira la estabilidad institucional.

Se unen así a la sanción de la UEFA al club catalán el pasado jueves por exhibición de banderas independentistas en la final de la Liga de Campeones contra la Juventus en Berlín, frente a lo cual el club también debió emitir un comunicado nocturno, en aquel caso para expresar su sorpresa y anunciar que pondrá el caso en manos de sus abogados.

En pocos días, la alegría en el equipo de Bartomeu, que había alcanzado la mayoría absoluta en las elecciones a la presidencia, se ha transformado en un pesar por cómo han sido abrumados con dos sanciones que han molestado mucho en la entidad catalana, donde se sostiene que ambas tienen mucho más que ver con asuntos políticos que con reprobaciones por haber contravenido la ley.

El club azulgrana recibió tanto la propuesta de sanción de Antiviolencia como la multa de 30.000 euros de la UEFA con un mensaje inequívoco: "El Barcelona recuerda que defenderá la libertad de expresión de sus socios y aficionados". Mayor sorpresa causó la multa proveniente del organismo rector del fútbol europeo, al recordar que el delegado del partido calificó el comportamiento de las dos aficiones de "excelente".

Después de un final de etapa como presidente antes de los comicios, en el que la vida diaria se había judicializado, las aún no concluidas dos primeras semanas del mandato de seis años de Bartomeu han devuelto al club al enredo institucional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios