España debuta con la mira en el oro

  • La selección quiere aprovechar su condición de anfitriona para ganar su primer entorchado europeo

La selección española quiere aprovechar su condición de anfitriona y lograr una medalla en el Europeo de Málaga, que arranca hoy con la presencia de los mejores equipos del continente y con los Juegos Olímpicos de Pekín como telón de fondo.

El combinado que dirige Rafa Aguilar se ha marcado un triple objetivo para esta competición: hacer disfrutar a su público, obtener uno de los tres metales en juego y llegar a la cita olímpica con la confianza de saber que puede tratar de tú a tú a las mejores selecciones del planeta.

Con la cita de Pekín en mente, Aguilar se ha llevado a la ciudad andaluza a 17 jugadores. Aunque el seleccionador español tendrá que descartar a cuatro de ellos antes del partido inaugural de hoy ante Montenegro y volver a hacer lo propio cuando confeccione la lista definitiva para los Juegos.

El técnico catalán, no obstante, ha querido premiar con su presencia en este torneo a los jugadores que han seguido las concentraciones del equipo nacional y, en algunos casos, han disputado la Liga Mundial, como sucede con Blai Mallarach, el español más destacado en esta competición.

Aunque Aguilar tiene pensado esconder algunas de las soluciones tácticas que ha preparado para el macroevento de la capital china, España no se toma este Europeo como un torneo de preparación de los Juegos Olímpicos.

Los preparadores físicos han programado dos picos de forma para este verano: uno de ellos coincide precisamente con este Europeo y el segundo dentro de mes y medio en la competición de Pekín. Además, los jugadores españoles están muy motivados, ya que el campeonato de Europa se juega este año en casa y no quieren defraudar a su público.

Las opciones de medalla pasan, no obstante, porque España aguante física y mentalmente el fuerte ritmo de competición, con cinco partidos en cinco días o seis de seis si no se clasifica directamente para semifinales como primera de grupo, lo que le daría un día más de descanso al evitar el partido de cuartos de final.

También habrá que ver el rendimiento que ofrecen en esta competición sus jugadores más destacados, que son Guillermo Molina, Felipe Perrone, Iván Pérez y el portero Iñaki Aguilar.

España ha quedado encuadrada en el Grupo A, el más complicado del torneo y en el que deberá medirse con Croacia, la actual campeona del mundo, Hungría, la campeona olímpica y subcampeona del mundo, y Montenegro, que afronta su primera gran competición como país y que tiene un gran potencial, además de Grecia y Eslovaquia. En el Grupo B están las potentes selecciones de Serbia, Rusia e Italia, además de Rumanía, Alemania y Macedonia.

El combinado nacional ha sido campeón olímpico (Atlanta 1996) y bicampeón mundial (Perth 1998 y Fukuoka 2001), pero nunca ha logrado el oro en un Europeo (suma una plata y tres bronces). Esta es, por tanto, su asignatura pendiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios