Fútbol

España descubre una nueva obligación: defender el prestigio

  • La derrota frente a Argentina en un amistoso decepcionó a una hinchada que se creía intocable.

Comentarios 14

Argentina le enseñó a España una nueva obligación para la campeona del mundo: defender el prestigio. A eso debe aplicarse el combinado de Vicente del Bosque, que decepcionó a una hinchada que se sentía intocable. España sometió el martes a su hinchada a un ejercicio de perplejidad, pues no está acostumbrada a ver caer a su equipo por 4-1. Y mucho menos a la selección que hace menos de dos meses se proclamó campeona del mundo en Sudáfrica.

Pero sucedió. La prensa se frota los ojos para analizar lo que vio y acude a la defensa del prestigio para exigir a su equipo que no vuelva a suceder una derrota tan contundente, por mucho que ésta se haya producido en un amistoso. "El Mundial ha privado a España de los amistosos. Ahora, en cada partido, con o sin puntos sobre la mesa, defiende un título y está obligada a aprender, incluso con sangre como ayer, que el prestigio es una bendita y pesada mochila, y que cada derrota propia será una medalla ajena", explica el diario As.

Vicente del Bosque, seleccionador español, se sitúa en el epicentro de las críticas por su alineación ante Argentina, en la que dejó fuera a estrellas como Iker Casillas, Xavi o Sergio Ramos. Ahora Del Bosque está más exigido que nunca y recibe críticas por cualquier circunstancia. Si pone a los mejores, como sucedió hace un mes en el amistoso ante México, se lo reprochan. Y si da descanso a ciertos futbolistas, como ocurrió en Argentina, también se lo critican.

Pero eso es lo que sucede cuando un equipo se ha situado tan cerca de la excelencia, como le ha ocurrido a la selección campeona de Europa y del mundo. Muchos analistas reprochan a Del Bosque que ante la débil Liechtenstein pusiera a su equipo titular y no hiciera lo mismo ante Argentina. Del Bosque y los jugadores se defienden argumentando que ante Liechtenstein había puntos en juego, el comienzo de la clasificación para la Eurocopa. Pero buena parte de la hinchada entiende que el partido ante Argentina era más que un amistoso.

Al tiempo, el equipo responde a los intereses de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que comienza a viajar a miles de kilómetros de su casa. Si hace un mes se llevó a la selección a México para ganar mucho dinero por su condición de campeona del mundo, el martes voló lejos de su hogar para conseguir la amistad de la Federación Argentina y votos a su candidatura para organizar el Mundial de 2018.

Aunque luego existe otro sector de la crítica, aquel que relativiza el valor de un partido amistoso. Así lo hace el diario El Mundo, cuando opina con escasa condescendencia hacia el rival: "Ganó Argentina un simple amistoso, esas batallas que ganan los pobres de espíritu para sentirse importantes a la espera de que los fumiguen cuando lleguen las guerras con fuego real. Que disfruten". O como hace El País: "Con el campeón nunca hay concesiones, máxime si en la oposición hay un conjunto (Argentina) de tanto hueso, un gigante enredado por sus dioses. Y otra lección: lo que pudo ser y no fue. Por gracia para España y desgracia para Argentina. Hay momentos y momentos. Y no todos valen lo mismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios