A España se le encarece mucho el billete para Río 2016

La derrota sufrida ante Polonia en la lucha por el bronce no sólo evitó que el conjunto español subiese a un podio del que no se había bajado en los dos últimos Mundiales, sino que además complicó de forma notable su camino hacia los Juegos de Río 2016.

La selección nacional, que se hubiera asegurado organizar uno de los tres preolímpicos que darán plaza para la cita brasileña de haberse colgado el bronce, se verá ahora obligada, con casi toda seguridad, a viajar en abril de 2016 a un país asiático para jugar un torneo en el que Dinamarca se perfila como uno de los rivales. Un duro castigo para el equipo de Manolo Cadenas, que reconoció que la derrota contra Polonia (29-28) en la prórroga aún supone un trago "duro" y "difícil de asimilar".

A España, el único de los cuatro semifinalistas que llegó a la lucha por las medallas contando por victorias todos sus encuentros del Mundial, le faltó ante Francia juego y claridad ofensiva en los minutos finales de la segunda parte. Problemas en ataque que volvió a evidenciar en la lucha por el bronce, un partido en el que, según Jorge Maqueda, el equipo "no supo jugar los últimos minutos".

Estas dos derrotas consecutivas dejaron a España sin medallas en Qatar y abren un interesante debate: saber si esta selección puede progresar todavía más y retar realmente a Francia o si ha llegado ya a sus límites. "Hemos tenido la mala suerte de coincidir con esta generación francesa. Siempre que nos cruzamos perdemos", indicó Albert Rocas, aunque el debate lo ilumina la irrupción de jóvenes como el portero Gonzalo Pérez de Vargas, que en su primer Mundial fue uno de los pilares del conjunto español, o el lateral derecho Alex Dujshebaev, que dejó pinceladas en Doha del enorme talento que atesora. Jóvenes para pensar que este equipo tiene todavía recorrido por unos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios