España muestra las garras

  • El deporte nacional cierra filas en torno a las sátiras sobre las sospechas de dopaje

Herida por las críticas, las mofas y las dudas generadas por el dopaje, España cerró filas y mostró las garras en defensa de la credibilidad y la limpieza de su deporte.

Desde un ex presidente del gobierno al jefe del olimpismo, la política y el deporte español no sólo rechazaron las acusaciones desde el exterior, sino que amenazaron incluso con querellarse después de que la sombra del dopaje se extendiera del suspendido ciclista Alberto Contador al tenista Rafael Nadal.

"Somos defensores de la limpieza del deporte. Creemos en un deporte limpio. Lo apoyamos y apoyamos a los tribunales. Podemos tener la cabeza muy alta por los éxitos deportivos", declaró Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE).

El deporte español sufrió el lunes uno de los golpes más duros en los últimos años. Uno de sus mejores deportistas, el ciclista Alberto Contador, fue sancionado por la Corte Arbitral del Deporte (CAS) con dos años de suspensión por dopaje con clembuterol, pero la sentencia fue recibida con indignación en España.

El caso generó una enorme polvareda internacional y dañó la imagen del deporte español en el exterior. John Fahey, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje, aún recordaba el lunes aquella frase. "Es lamentable que hubiera injerencias políticas al comienzo del proceso desde España, lo que llevó inevitablemente a la apelación ante la CAS".

Aún más arriba que Contador en la consideración de los españoles está Rafael Nadal. Por eso cuando la televisión francesa Canal Plus Francia emitió el martes un vídeo satírico sobre el número dos del mundo en el que insinuó que podría tomar productos dopantes, la Federación Española de Tenis reaccionó anunciando una demanda. "En esta ocasión se han cruzado límites intolerables, no podemos tolerar el desprestigio y las injurias hacia nuestros deportistas", dijo el presidente del tenis español, José Luis Escañuela, en un comunicado. "Ya está bien", añadió también en Twitter.

"Con el máximo respeto a tu medio, yo con el vídeo no me río. No me hace ninguna gracia. Tienes que echarle muchas ganas para que te haga gracia. Me ha echo de todo menos gracia", contestó Blanco al periodista de dicha cadena francesa en España, quien aseguró "que se está perdiendo el sentido del humor".

Pero el presidente del COE negó cualquier campaña francesa contra el deporte español. "Siempre he sentido el apoyo al deporte español. Francia y España tenemos que ir de la mano", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios