fútbol sala lCampeonato de Europa

España prolonga su reinado

  • La selección sufre para ganar a Rusia en la prórroga y suma su sexto título continental

Sergio Lozano, ala cierre del Barcelona y actual máximo goleador de la Liga Nacional, lideró el triunfo ante Rusia y con dos tantos determinantes añadió al palmarés de España su sexto Europeo. Lozano salvó a España. Apareció en dos momentos decisivos. Y Luis Amado, providencial, como siempre, en una final muy competida.

Rusia vivió de sus dos jugadores clave: Gustavo, el portero, y el ala cierre, Pula. Ambos nacidos en Brasil y ahora nacionalizados por Rusia. Gustavo lo paró casi todo. Pula hizo el 1-0, que llevó el miedo en el cuerpo a España durante gran parte del partido.

La final fue intensa. Nunca lo tuvo fácil España, que había ganado hasta la fecha cinco Europeos. José Venancio, seleccionador español, confió en su espina dorsal -Luis Amado, Jordi Torras y Kike-, tres jugadores fantásticos de gran recorrido y trayectoria.

Una mezcla interesante, de tipos expertos con gente de nueva ola como Rafa Usín, Miguelín, Aicardo o Sergio Lozano, que se asomaron al torneo con sobriedad. Defensivamente España firmó un primer tiempo correcto. Mereció más premio antes del descanso. Tras él, España tomó el mando de nuevo. Concentración y actitud, siempre son innegociables en la selección española, que intentó despegar a balón parado.

El empate y el paso de los minutos dio alas a Rusia. España perdía fuelle y además se encontraba con un portero inmenso, sublime todo el partido, que suele ser una demarcación decisiva en las grandes finales. Detuvo balones increíbles a Miguelín, a Alemao. Rusia se fue creyendo que podía ser campeón. Y Pula, con un disparo duro y seco en el minuto 34, ahogó las esperanzas de España, al que le faltó definición.

España fue a por todas. Se encontró además con la expulsión de Cirilo, pero no tenía fortuna. Torras disfrutó de una tercera oportunidad clara. Y Borja, otra. A España le faltó gol y todo apuntaba que lo iba a pagar caro.

Sin embargo, en el último suspiro apareció Sergio Lozano. El ala cierre madrileño rompió la mala racha. Mandó el balón a la red en medio de una alegría inmensa de todo el banquillo español y de los ruidosos compatriotas que animaban en la grada. España llegaba a la prórroga.

Allí de nuevo, surgió el poderío de Sergio Lozano y un regalo final de Luis Amado en pleno éxtasis, justo antes de acabar el partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios