España reescribe su historia con cinco pilotos en la élite

El sol apretando fuerte pese a estar en pleno invierno de Barcelona y la hinchada disfrutando en las tribunas dieron ayer el marco ideal a un hecho histórico para el automovilismo español: por primera vez se juntaron cinco de sus pilotos en la Fórmula 1. Apenas 11 años después de que la categoría tomara como un hecho extraño que Pedro de la Rosa y Marc Gené compartieran paddock, los propios De la Rosa y Gené más Fernando Alonso, Jaime Alguersuari y Andy Soucek coincidieron en el Circuito de Cataluña como pilotos de la categoría por poco más de dos horas.

"Dos ya era una pasada", dijo De la Rosa, piloto titular de Sauber, al enterarse del nuevo récord del deporte motor de su país que se materializaría ayer con la presencia de Gené. El piloto probador de Ferrari fue quien marcó el comienzo y el final: llegó cerca de las 12:30, algo retrasado por el enorme tráfico que había en las cercanías de Montmeló, y se retiró pasadas las 14:30 tras participar de una entrega de premios de karting.

Los cuatro restantes arribaron al trazado antes de las ocho de la mañana para participar activamente de la segunda jornada de pruebas de la Fórmula 1 en Barcelona con vistas al inicio del Mundial, el 14 de marzo en Bahrein. La vorágine ni siquiera permitió un brindis: ninguno se cruzó con el otro. "Estoy aquí desde temprano pero no pude ver ni a Jaime, ni a Fernando, ni a Marc, ni a Pedro. Esto es un sueño hecho realidad", contó Soucek enfundado en su chaqueta oficial negra y roja del flamante equipo Virgin, con el que firmó el martes como piloto de reserva y pruebas.

Mientras el campeón de 2009 de la Fórmula 2, de 24 años, estuvo permanentemente en el box compartiendo impresiones con los técnicos y el alemán Timo Glock, volante titular, sus compatriotas quemaron goma en el asfalto ante 21.200 personas, que dieron color y calor con pancartas y gritos.

"Fernando: donde tú estés, nosotros contigo", rezaba una bandera con la Cruz de la Victoria, símbolo de la Asturias de Alonso, que voló con su Ferrari en pista y volvió a ser el centro de todas las miradas.

La atracción creciente de la Fórmula 1 en España, que en parte explica la explosión de talentos en el país, obligó a los organizadores a dar menos acreditaciones para pasear entre los camiones y hospitalities de los equipos. De la Rosa con su Sauber y Alguersuari a bordo del Toro Rosso también recibieron el cariño de la gente.

España es el segundo país junto a Brasil con más representantes en la Fórmula 1 en esta temporada después de Alemania, que cuenta con seis volantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios