"Esperemos no echar de menos estos puntos"

  • Joaquín advierte que el objetivo "está al alcance", pero tilda cada duelo "como una final por la oportunidad que se presenta

La profesionalización del fútbol también llegó a las salas de prensa. Cada vez se controla más el mensaje pretendido, Guardiola y Mourinho son precursores de ello. Las alocuciones se perfilan, muchas de las preguntas se ven venir y se combaten con tópicos preparados. Ya pocos dejan fluir su sus palabras de manera tan libre como su fútbol. Afortunadamente, en este ramo de supervivientes entra Joaquín. Ayer volvió a ponerse ante los micrófonos como parte activa del equipo, para opinar con olor a césped. Desde su sinceridad, reflexionó con ambivalencia sobre la derrota de Bilbao: "El objetivo está al alcance, aunque espero que estos puntos no los echemos de menos".

Parte de una base el extremo diestro: "Hay muchos equipos igual que nosotros, quitando Madrid, Barcelona y Valencia, que están despegados". Dentro de ese amplio cajón, del cuarto al decimoquinto sólo hay cinco puntos, el Málaga continúa dando vaivenes. Como la gran mayoría, le está costando ser regular; lo sangrante de sus zarandeos es haber sumado 23 puntos en casa y sólo ocho fuera. Casi un aspirante al título en La Rosaleda, apuros para mantener la categoría a domicilio. Encontrar el equilibrio es el reto. Esta historia a Joaquín le da para una clara conclusión: "Fuera de casa no somos capaces de ganar, pero estamos a dos puntos de Champions. La Liga está muy apretada tanto por arriba como por abajo y, si sacamos adelante el partido de casa, podemos estar metidos otra vez en la zona europea. Cada partido para nosotros tiene que ser una final por la oportunidad que se presenta".

El interruptor que por ahora no han sabido encontrar ni entrenador ni plantilla es el del cómo ejecutarlo. La suerte del desarrollo de la temporada es que pasan los trenes pero siguen viniendo más. No es menos cierto el reverso de la moneda, cada vez más equipos se dan cita en el andén. Rayo, Betis, Mallorca, Getafe, Granada, numéricamente todos tienen licencia para soñar. Muchos están invitados, los más acertados se llevarán el botín. En clave blanquiazul, acierto es sinónimo de puntería. Sin ella, sobre todo a domicilio, el equipo seguirá haciendo la goma en la tabla. "Me preocuparía más si no creáramos las ocasiones. El equipo juega, las crea y, ante equipos como el Athletic, en una cancha tan difícil como La Catedral, el equipo en la primera parte fue muy superior. No somos capaces de finalizar las jugadas que creamos, que es lo importante. Ante eso, seguir trabajando y tener un poco más de suerte a la hora de encontrar portería", recetó.

El estilo, saber a qué juega el Málaga, es lo que más se le cuestiona (en sus dos acepciones) a Manuel Pellegrini. En una línea similar se mostró el portuense, aunque añadiendo un punto de autocrítica a los jugadores, no al técnico, más allá de usar el verbo "plantear", habitualmente asociado a los intenciones tácticas: "El equipo sale con la misma idea de jugar fuera que dentro. Nos gusta tener el balón, jugar, crear ocasiones y es la filosofía que el míster inculca cada día. Fuera de casa, desgraciadamente el resultado está siendo negativo. Ante eso hay que saber que nos está costando mucho más trabajo, que hay que plantear mucho mejor los partidos fuera de casa y no despistarte en ningún momento porque te despistas un minuto y te meten tres goles".

Sobre la goleada exprés del Athletic, apenas arrojó dos sensaciones. "Hay que ser autocrítico, no se te puede ir un partido en tres minutos", manifestó antes de añadir que no lo achacaba "a la falta de concentración".

En el fondo, de lo que menos habló Joaquín es de lo más importante, su reaparición. "Poco a poco voy entrando y sin molestias. Es lo que estaba deseando, encontrarme bien e ir poniéndome a punto. Personalmente, el partido me sirvió para ir cogiendo ese punto de chispa", destacó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios