Estrategia que da y que quita

  • Las acciones a balón parado han reportado esta temporada once goles a favor y han supuesto nueve en contra · El equipo incide en su defensa, pero no se ve reflejado

Comentarios 1

Entrenadores, expertos y estudiosos en general del fútbol cifran en un porcentaje aproximado al 90% la incidencia de las jugadas a balón parado en los resultados futbolísticos. Tener a estiletes en estas suertes o murallas insuperables ponen el objetivo en bandeja. Los partidos del Málaga apoyan esta teoría. Y arrojan un contrasentido difícil de explicar. Los blanquiazules le han sacado once goles a estas jugadas, aunque también se han visto perjudicados en nueve tantos. Efectivamente, resulta incomprensible.

Y ha permitido ver rachas totalmente antagónicas. Algunos partidos enrevesados, de resultado apretado, se sacaron adelante de esa guisa. En Mallorca y en la ida ante el Athletic rescataron partidos abocados al empate para ganar con la mínima. Apoño, en ese penalti tan polémico por la ausencia de compañeros en la celebración, dejó los puntos en casa frente al Espanyol, quien sabe en una gran noticia pensando en el average para el mano a mano que se prevé con los catalanes en la puja por un puesto europeo.

Después están partidos tan desesperantes como el disputado de San Mamés, dos saques de esquina, dos minutos, dos goles. No hay equipos con números y sensaciones tan contradictorias en el campeonato en el juego de pelota parada. También un par de ellos llevaron esa rúbrica en el estadio del Levante (3-0), y otros tantos firmó el Real Madrid en su goleada en Martiricos (0-4).

Al respecto, Manuel Pellegrini pareció morderse la lengua al término del encuentro del pasado domingo. "Habíamos trabajado durante la semana el juego aéreo, pero en desconcentraciones puntuales nos ganaron", afirmación a la que luego le dio continuidad Monreal. Ese trabajo se hace todas las semanas, pero en la pasada hubo especial hincapié por las torres rojiblancas. Si el diagnóstico, tal y como refleja continuamente el técnico chileno, es una cuestión de concentración, la mejora suena complicada; más bien parece abocada a una ruleta rusa de la que se puede esperar cualquier cosa de aquí a final de temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios