La FIFA eligirá al sustituto de Blatter el 26 de febrero

  • El presidente de la organización dice que no renunció al cargo, aunque no podrá ser elegido en el congreso extraordinario.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo este lunes que el pasado 2 de junio puso su cargo a disposición de la organización a causa de las presiones que recibió tras el "tsunami" que siguió a la detención en Zúrich de siete dirigentes de la entidad.

"Estoy muy feliz de estar aquí este lunes entre ustedes porque esto demuestra que estoy vivo. Y que el tsunami que ocurrió después del día 27 de mayo no me llevó con él", indicó Blatter nada más empezar su rueda de prensa. Acto seguido, el presidente del órgano que rige el fútbol mundial recordó que fue reelegido por quinta vez consecutiva el pasado 29 de mayo con el apoyo de 130 federaciones, pero que cuatro días después, el 2 de junio, puso su cargo "a disposición" de la entidad ante las presiones que recibió. "La presión vino no sólo de lo que ocurrió, sino también hubo interferencias políticas, y presiones de algunos medios de comunicación", señaló. "Ante esta situación y no para defenderme, que yo puedo defenderme solo, sino para defender a la FIFA, decidí sacar la pelota fuera del campo. Decidí poner mi cargo a disposición, lo que no significa renunciar. Yo nunca renuncié, por lo que sigo siendo el presidente electo", dejó claro.

Blatter se presentó este lunes ante la prensa tras un reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo que determinó entre otras cosas la fecha del Congreso extraordinario -el 26 de febrero de 2016- que deberá elegir a la persona que le sustituirá tras 18 años en el cargo. Esta decisión se ha tomado en contra del deseo de la UEFA, que quería que los comicios se celebrasen lo antes posible, y a ser posible en diciembre. Sin embargo, Blatter siempre se opuso al último mes del año alegando que es cuando se celebra el Mundial de Clubes. Una vez más, la voluntad de la persona que ha dirigido la entidad durante los últimos 40 años se ha impuesto. Por ahora no hay favoritos claros, y los candidatos van desde figuras célebres como el futbolista brasileño Zico, hasta peticiones públicas para que el presidente de la UEFA, Michel Platini, o el exsecretario general de la ONU, Kofi Annan, se presenten al cargo.

Blatter ha recordado que la campaña por la presidencia comienza este lunes y ha dejado nítidamente claro que él no se va a presentar a la reelección. "Tras dejar el cargo me dedicaré al periodismo radiofónico", indicó. El presidente también informó de que el Comité Ejecutivo ha decidido que debe establecerse un "fuerza de trabajo de once personas" para llevar a cabo el proceso de reforma de la entidad, aunque recordó que éste ya está en marcha desde 2011. Asimismo, anunció que la idea es que se hagan "controles de integridad" a los miembros directivos de la FIFA, y ha insistido en que los límites a los mandatos son importantes, a pesar de que él haya pasado 4 décadas ostentando sólo dos puestos. "Pero estos límites tienen que hacerse a todos los niveles, en las confederaciones, en las asociaciones, porque la FIFA no puede controlar a todo el mundo", ha insistido una y otra vez, a la vez que ha declinado toda responsabilidad sobre el hecho de que estrechos colaboradores suyos hayan sido procesados por las autoridades judiciales. "Yo no puedo ser declarado responsable del comportamiento moral de personas que yo no he elegido", se excusó.

También fue consultado sobre su salario y por qué no lo revela, Blatter se limitó a decir que su sueldo y el de otros directivos será hecho público en el momento indicado. De los siete altos dirigentes detenidos en Zúrich el pasado 27 de mayo acusados de corrupción por una fiscalía de Nueva York, seis siguen encarcelados en Suiza a la espera de extradición, y uno, Jeff Web, ha sido ya entregado a las autoridades judiciales estadounidenses.

Billetes falsos para Blatter

Un intruso se coló en la rueda de prensa de Blatter  y le lanzó billetes de dólar, antes de ser escoltado por agentes de seguridad fuera de la sala sin que hubiera más incidentes.  El manifestante, identificado como el comediante británico Lee Nelson, arrojó el dinero falso y el máximo mandatario de la FIFA se vio obligado a retrasar 10 minutos el inicio de su conferencia de prensa. Blatter, con semblante sombrío, dijo a los presentes: "Disculpen, pero debemos limpiar la sala antes de que pueda hablarles. Esto no tiene nada que ver con el fútbol. Volveré en unos minutos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios